Las empresas austriacas realizarán inversiones en el sector de autopartes en México atraídas por las nuevas plantas de ensamble de autos, anticipó Christoph Leitl, presidente de la Cámara Federal de Economía de Austria, sin especificar montos.

Este país europeo no produce vehículos pero exporta autopartes, entre ellas 2.5 millones de motores y transmisiones cada año. Las empresas constructoras de automóviles Audi, Honda y Mazda, esta última en alianza estratégica con Sumitomo y Toyota, realizan inversiones en México para establecer plantas de ensamblaje.

Leitl dijo que las empresas de autopartes austriacas analizan con interés ser proveedoras de las nuevas plantas instaladas en México, en mayor medida la de Audi.

En el 2012, Audi dio a conocer sus planes para construir una nueva fábrica en San José Chiapa, Puebla, donde producirá el modelo Q5 a partir del 2016.

Al participar con Leitl en una conferencia conjunta, Sergio Contreras, vicepresidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce), expuso que a México le interesa no sólo atraer inversiones austriacas sino también la transferencia de tecnología desde esa nación.

De enero a septiembre del 2013, las exportaciones de Austria a México sumaron 416 millones de euros según datos del gobierno de ese país europeo. Dos terceras partes del monto correspondieron a productos automotrices como motores, autopartes, circuitos impresos, metal estampado y partes de plástico.

Austria no fabrica coches acabados, pero siempre ha exportado más en piezas y partes que lo que importa en vehículos terminados, lo cual quiere decir que tenemos una gran industria de suministro a todos los niveles , dijo Friedrich Steinecker, consejero comercial de Austria en México.

Las ventas mexicanas a Austria de enero a septiembre del 2013 fueron por 193 millones de euros, de las cuales una cuarta parte pertenecieron al sector automotriz, incluidos automóviles.

rmorales@eleconomista.com.mx