El Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) fue notificado por su equipo legal que el operador aeroportuario ha sido emplazado a un juicio mercantil.

En un breve comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la compañía detalló que se trata de un juicio mercantil de oposición por parte de un accionista respecto de la supuesta asamblea del 3 de diciembre pasado.

"Los efectos de dicha acción se informarán de acuerdo con la evolución de este proceso legal.

El pasado 9 de diciembre, GAP informó que no reconoce la celebración ni los acuerdos tomados en la citada asamblea de accionistas, pues asegura que cuenta con una orden judicial que prohibe lo anterior y la cual está vigente.

Respecto a la convocatoria promovida por un accionista, el operador expuso que " no reconoce ni la celebración de la supuesta asamblea ni los acuerdos tomados", entre ellos la no renovación del Contrato de Asistencia Técnica y Transferencia de Tecnología (CATT), toda vez que la prohibición contenida en la orden judicial está vigente.

Reiteró que la finalización del CATTT no supondrá un incremento del resultado de explotación, de la utilidad neta o del dividendo distribuible, equivalentes al importe de la contraprestación pagada a Aeropuertos Mexicanos del Pacífico (AMP) por los servicios incluidos actualmente en el CATTT en vigor.

De acuerdo con Grupo México, más de 60% de los accionistas de la serie B de GAP reunidos en Asamblea de Accionistas se pronunció en favor de la no renovación del CATT, firmado en 1999 con su socio estratégico AMP.