Nancy Pelosi, líder de la Cámara de Representantes, afirmó que su bancada está interesada en sacar adelante el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), a pesar de que esto pueda resultar en un beneficio político para el presidente Donald Trump.

Primero, Pelosi afirmó el miércoles que los demócratas seguirán avanzando en el proceso para ratificar el T-MEC. Luego este jueves comentó: “Puedo decir honestamente que creo que cada día estamos más cerca”.

También indicó que este posicionamiento es independiente de las tensiones políticas de cara a las elecciones presidenciales del próximo año, incluido el calificativo de “política de tercera clase” que hizo Trump de Pelosi, durante una tensa reunión con legisladores en la Casa Blanca sobre Siria. “Haremos lo que tenemos que hacer por el bien del pueblo estadounidense, y eso no tiene nada que ver con él”, dijo Pelosi, refiriéndose a Trump. “Puede haber algún beneficio colateral para él cuando logremos con éxito algunas cosas para el pueblo estadounidense. Pero no hay razón para no hacerlo porque hay un beneficio colateral para él”.

Los comentarios de ambos se produjeron mientras Pelosi dio en septiembre el banderazo para iniciar una investigación de juicio político (impeachment) contra Trump por su conducta, incluida su solicitud de que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, investigue al exvicepresidente Joe Biden (aspirante a la Presidencia de Estados Unidos) y a su hijo.

Para el jueves y viernes de la semana en curso, se programaron por lo menos dos reuniones entre el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, y el grupo de nueve legisladores designados por Pelosi para abordar las preocupaciones de la bancada demócrata sobre el T-MEC.

En México, Israel Morales, presidente del Comité de Comercio Exterior del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación, opinó que el mejor momento para aprobar el T-MEC es ahora, porque el beneficio político de Trump se nubla en parte por el impeachment.

En la medida en que se ponga a votación el T-MEC lo más rápido posible, éste tiene mayores posibilidades de ratificación, debido a que conlleva un menor peso político si se aleja del día de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, las cuales se realizarán el 3 de noviembre de 2020.

[email protected]