Nokia reducirá sus emisiones de dióxido de carbono en un 50%, tanto en sus propias operaciones como en los productos que ya están en uso. Esta reducción tiene como base las emisiones de la empresa en el año 2019 y busca lograr su objetivo en el 2030.

La compañía anunció su compromiso de reducir sus emisiones, con base en los parámetros de la organización internacional SBTi (Objetivos Basados en la Ciencia), que busca limitar el calentamiento global a un máximo de 1.5 °C.

Nokia se comprometió con este proyecto por primera vez en 2017, con SBTis basados en un modelo que buscaba limitar el calentamiento global a 2 °C. 

La compañía alcanzó 90% de sus objetivos de ahorro en tiempo récord, 11 años antes de lo planeado y estaba en línea para alcanzar su siguiente objetivo de ahorro que considera los productos actualmente en uso con sus clientes, informó un comunicado.

Nokia ha adoptado ahora objetivos más ambiciosos de ahorro de energía, que buscan limitar el calentamiento global a 1.5 °C, tomando como punto de referencia el año 2019. 

Los nuevos objetivos han sido ampliados y ahora abarcan cerca del 100% del portafolio actual de productos de la empresa. Estos objetivos también incluyen las emisiones producidas por las instalaciones de logística y montaje de su cadena de suministro, así como las emisiones de sus propias operaciones.

Pekka Lundmark, presidente de Nokia, dijo que “en años recientes hemos sido líderes en la reducción de emisiones de nuestras operaciones y en ayudar a nuestros clientes a lograr lo mismo, mediante una innovación constante para que nuestros productos sean más eficientes en el consumo de energía”.

Sin embargo, “el cambio climático es una carrera contra el tiempo. Estos nuevos objetivos más estrictos y basados en la ciencia significan que avanzaremos más allá y de forma rápida para reducir nuestra huella de carbono y asegurar la sustentabilidad está presente desde el diseño inicial de nuestros productos y de las soluciones inteligentes que desarrollamos”, dijo.

Los objetivos son acordados con la iniciativa Science Based Targets (SBTi), que trabaja con empresas del sector privado para validar sus objetivos de reducción de emisiones, en línea con las necesidades globales. 

Los productos que ya están en uso representan la mayor parte de la huella de carbono de Nokia y la compañía ha estado trabajando en varias estrategias ecológicas para mejorar la eficiencia energética del hardware, software y sus soluciones.

Algunos ejemplos son el set de chips Nokia ReefShark, usado en sus productos de radio, que reduce el consumo de energía hasta en un 66 por ciento. Nokia fue el primero en lanzar una radio base 5G refrigerada por liquido que puede reducir potencialmente los consumos de energía del sistema de enfriamiento de la radio base hasta en un 90% y las emisiones de CO2 en aproximadamente un 80%, incluyendo la opción de reuso del calor desperdiciado. 

 

Con información de Nicolás Lucas.