El tesoro petrolero que se encuentra en el Golfo de México ya no es prioritario para Pemex en el corto plazo, toda vez que la producción de hidrocarburos se centrará en campos maduros en tierra y en aguas someras, en donde se encuentra entre 80 y 90% de las reservas probadas, probables y posibles de crudo.

Así lo reconoció el director de Pemex, Juan José Suárez Coppel, al comparecer ante la Comisión Permanente de la Cámara de Senadores, en donde dijo también que a raíz del derrame petrolero de BP se tendrán que realizar ajustes a la regulación mexicana para explotar y producir hidrocarburos a grandes profundidades en el mar.

Por lo pronto, dijo: Pemex se concentrará en perforaciones de tierra y en aguas someras .

Cuestionado por legisladores sobre la relación entre la petrolera y BP, Suárez Coppel comentó que existe un contrato de colaboración tecnológica con esta empresa, el cual sigue adelante.

Por otra parte, informó a los legisladores que el desarrollo de la nueva refinería continúa y que el proyecto está en desarrollo y se licitará durante el primer trimestre del 2012, con el objetivo de que arranque a finales del 2015. ()