Estados Unidos no alargará más las exenciones a los aranceles globales que aplica a México, Canadá y la Unión Europea y que estarán vigentes hasta el 1 de junio, afirmó Peter Navarro, asesor de Manufacturas y Comercio de la Casa Blanca.

Estados Unidos impuso el 8 de marzo aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional, y otorgó a 34 países exenciones, lo cual está ligado, para el caso de México y Canadá, al resultado del avance de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Navarro dijo que todos los países exentos de los aranceles de la Sección 232 sobre las importaciones de acero y aluminio recibirán cuotas “u otras restricciones”.

Estados Unidos extendió sus exclusiones para Canadá, México y la Unión Europea, mientras que con Brasil, Australia y Argentina firmó acuerdos en principio por separado y con Corea del Sur un acuerdo final.

“El principio rector de esta administración, desde el presidente hasta su equipo, es que cualquier país o entidad como la Unión Europea, que está exento de las tarifas, tendrá una cuota y otras restricciones que son necesarias para defender las industrias del aluminio y el acero de las importaciones, en defensa de nuestra seguridad nacional”, afirmó Navarro durante una conferencia el 1 de mayo organizada por el American Iron and Steel Institute y la Steel Manufacturers Association en Washington, DC.

En México, ese mismo día, Ildefonso Guajardo, comentó que los países están tomando posiciones diferenciadas. México no está de acuerdo en que Estados Unidos le aplique ni aranceles ni cuotas. Corea del Sur acordó limitar sus exportaciones de acero al mercado estadounidense a 70% del volumen promedio de exportación en los últimos tres años.

Por su parte, Brasil prefirió poner a salvo aceros con menor valor agregado y la Unión Europea no quiere estar sujeta a una posición unilateral.

Canadá y México representaron respectivamente 17.9 y 8.6% de las importaciones de acero y 40.5 y 1.5% de las importaciones de aluminio de Estados Unidos en el año pasado.

En el 2017, las importaciones estadounidenses de productos de acero y aluminio cubiertos por las tarifas de la Sección 232 ascendieron a 29,000 millones y 17,400 millones de dólares, respectivamente.

rmorales@eleconomista.com.mx