El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Francisco Solares, manifestó su desacuerdo en la aceleración de inicio de obras de infraestructura por decreto, toda vez que entre los riesgos existentes está el sobrecosto y la improvisación. Además, reiteró la necesidad de seguir impulsando una adecuada planeación.

“Es imposible tener en cinco días todas las autorizaciones correspondientes (ambientales, legales y financieras, entre otras) para una obra como se está pidiendo. Nuestra posición es estar a favor de una planeación, si la tuviéramos no tendrían por qué hacerse las cosas así, de ocurrencia o improvisación. Deberíamos de tener, con el tiempo técnico requerido, todos los trámites para iniciar obras en el mediano y largo plazo”, comentó.

En video rueda de prensa, el representante de los constructores destacó que el acuerdo publicado este lunes en el Diario Oficial de la Federación (DOF), donde se instruye a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal a realizar las acciones que se indican, en relación con los proyectos y obras del Gobierno de México, considerados de interés público y seguridad nacional, así como prioritarios y estratégicos para el desarrollo nacional, no es preciso y es necesario que se haga para generar certidumbre al sector

Desde su perspectiva, puede referirse lo mismo al Tren Maya o el Aeropuerto de Tulum, que a una carretera o una presa. Incluso, destacó que es necesario conocer cuáles son los criterios para decir qué obras es estratégica o prioritaria en aras de abonar a la transparencia que tanto se ha buscado en los últimos años por parte de las autoridades.

Se analizará documento

Por lo pronto en los siguientes días, junto con su equipo legal se ocupará del análisis del documento emitido por la Secretaría de Gobernación para evaluar si procederán conforme a lo que legalmente sea posible si es que hay leyes que pueden vulnerar por el acuerdo presidencial.

Posteriormente, y de manera formal, entregarán a las autoridades correspondientes su comentario sobre el tema basados en la historia y experiencia de los constructores organizados de México.

“En nuestro caso, si solo atendemos el tema como constructores, podríamos decir: qué bueno que vamos a hacer rápido las obras, pero no. Somos responsables porque representamos a un gremio profesional. Vemos las implicaciones que eso tiene y por eso no estamos de acuerdo que de esta manera se agilicen las construcciones”, refirió Solares.

El líder empresarial dijo que, sin dudar, comparte el propósito de las autoridades de agilizar la ejecución de obras, pero no únicamente de los grandes proyectos sino de todos los tamaños, sobre todo en el actual momento en que la construcción busca recuperarse de los malos momentos que está viviendo, lo cual causa daño en las pymes afiliadas, que son la mayoría.

rrg