El pleno de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) -con más de 100 sindicatos independientes- aprobó, en lo general, el “Planteamiento estratégico ante el nuevo escenario laboral en México” que contempla reactivar la campaña contra los contratos de protección, preparar una segunda etapa de la reforma laboral, y reactivar la interlocución con la Secretaría del Trabajo, a fin de conocer los procesos que deben aplicarse para la implementación de la reforma laboral.

Francisco Hernández Juárez, presidente colegiado de la UNT, expuso que si bien se marcaron tiempos para la revisión de contratos colectivos de trabajo, cuatro años, también es importante que “nos hablen del procedimiento porque para cada revisión de contrato debe estar un inspector, pero si no hay inspectores en la Secretaría del Trabajo, nos va a dar atole con el dedo y después ampliarán el plazo”, comentó.

Por ello, dijo, se buscará la alianza con todas las organizaciones sindicales, sin importar filiación, para hacer planteamientos claros a la titular del Trabajo, “con una agenda común, y que puede contemplar como temas: aplicación de la reforma laboral actual; una segunda reforma para quitar outsourcing y desaparecer a la Comisión de Salarios Mínimos”.

Asimismo, se refirieron a la solicitud de más de 400 amparos que presentaron sindicatos del Congreso del Trabajo (CT), es querer  echar abajo la reforma laboral promulgada el primero de mayo, “no quieren el voto libre, secreto y directo”, apuntaron.

“La principal razón que ponen como argumento es que se tienen que realizar consulta a los trabajadores y siendo organizaciones nacionales es muy complicado; sin embargo, en el Sindicato de Telefonistas, o de cualquier otro de la UNT se llevan a cabo procesos de esa naturaleza y no resulta complicado, lo que sucede es que no están acostumbrados”, expuso en la reunión plenaria.

Si bien, la UNT se deslinda de presentar amparos, pese a no estar de acuerdo con artículos como el referente a las cuotas sindicales que permite a los trabajadores tomar la decisión de pagarlas o no; uno de sus integrantes, el sindicato de Conalep, sí acudió a las instancias jurídicas para protegerse de la aplicación de la reforma laboral.

“No compartimos su decisión, pero la respetamos. La UNT no está a favor de los amparos, de lo que se trata es de implementar una reforma y en todo caso hacer los cambios pertinentes en el legislativo”, externó Hernández Juárez.

Por otra parte, aprobaron “Planteamiento estratégico” que está integrado por 12 puntos, entre los que destacan: reactivar y fortalecer las UNT´s estatales; propiciar la formación de organizadores sindicales, impulsar la creación de bufetes de asesoría jurídica y sindical en todo el país; monitorear permanentemente toda la actividad laboral en el país; reactivar la campaña contra los contratos de protección patronal; y reactivar la interlocución con la Secretaría de Trabajo y Previsión Social; además de apoyo y respaldo a las campañas de la UNT a organizaciones sindicales internacionales como la Central Sindical Internacional (CSI); y la AFL-CIO de Estados Unidos.