Un total de 32 senadores de Estados Unidos advirtió al presidente Donald Trump que no admitirá presión para aprobar la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y le hizo un llamamiento para hacer estos cambios de manera constructiva.

“Nos preocupan los recientes informes de los medios que sugieren que usted podría estar considerando una estrategia de ultimátum para presionar al Congreso a aceptar un TLCAN actualizado, incluso mediante amenazas de retirarse del acuerdo original”, dijeron en la misiva, liderada por John Cornyn, republicano de Texas.

Refirieron que Trump ha sugerido que su objetivo es lograr un apoyo abrumador bipartidista para un TLCAN modernizado.

“Creemos que este objetivo sólo se puede lograr a través de una estrategia para involucrar de manera constructiva a los miembros del Congreso según lo exige la TPA y sin intentar forzar una elección entre los resultados negativos.

“En nuestra opinión, una estrategia de ‘tómalo o déjalo’ podría tener efectos no deseados negativos que ponen en peligro los empleos y el crecimiento económico en Estados Unidos. Al discutir la legislación de la modernización del TLCAN con el Congreso, le pedimos a la Administración que emplee una estrategia que enfatice la colaboración, en lugar del conflicto”, le exhortaron.

Para acelerar el procedimiento de ratificación del nuevo TLCAN, se espera que Trump cuente con los requisitos de la Ley de Autoridad de Promoción Comercial (TPA, en inglés, o fast track).

Los legisladores expusieron que la TPA ayuda a garantizar que la rama ejecutiva considere los aportes y prioridades del Congreso antes de concluir la negociación de un tratado de libre comercio (TLC).

Específicamente, estos requisitos incluyen que la Administración se reúna previa solicitud con cualquier miembro del Congreso con respecto a los objetivos de negociación, consulte de cerca con el Comité Senatorial de Finanzas y el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes y mantenga informado a los asesores parlamentarios designados.

Como resultado de estos requisitos consultivos y otras disposiciones establecidas en el estatuto, la TPA prevé la consideración acelerada por parte del Congreso de los TLC negociados, lo que permite votos de mayoría simple en ambas cámaras del Congreso sin considerar ninguna enmienda.

Este permiso se da a cambio de que la Casa Blanca entregue una lista de objetivos clara, que tiene que ser aprobada por los congresistas, y que cuando se negocie no se excedan estos límites ni se incluyan nuevos sin previa notificación.

“Estamos preocupados por que el apoyo del Congreso necesario provisto por la TPA sea insuficiente si en este TLC recién negociado hay provisiones que se oponen a los objetivos y prioridades establecidos en el permiso inicial”, le advirtieron.

[email protected]