Nissan obtuvo 47.1% del cupo adicional de 190 millones de dólares para exportar autos a Brasil, la mayor proporción entre las empresas participantes, informó la Secretaría de Economía.

Ante la amenaza de Brasil de cancelar un acuerdo bilateral de apertura en el sector automotriz, México aceptó cupos para el comercio de automóviles por 1,450 millones de dólares en un primer año que venció en marzo del 2013, y por 1,560 millones de dólares y 1,640 millones de dólares para el segundo y tercer año.

Para ese primer año, la Secretaría de Economía (SE) repartió el monto entre las empresas exportadoras a Brasil, pero quedó pendiente la distribución de la diferencia con respecto a los siguientes dos montos, que para el último periodo, con vencimiento en marzo del 2015, corresponde a 190 millones de dólares.

La SE anunció que Nissan podrá exportar autos al mercado brasileño por 89.5 millones de dólares, como parte del cupo adicional, beneficiado por invertir 2,000 millones de dólares para la construcción de su tercera planta de ensamble en México. El Acuerdo de Complementación Económica 55 (ACE 55), que entró en vigor en el 2003 y eliminó los aranceles al comercio de autos entre México y Brasil desde el 2007, se renegoció el 15 de marzo del 2012 con el establecimiento de cupos y el compromiso de regresar al libre comercio en tres años.

Como parte del cupo adicional, las empresas Ford, Volkswagen, Chrysler, Honda y General Motors (GM) obtuvieron autorizaciones por entre 16.2 y 25.5 millones de dólares.

Un cupo que comprendió la mayor parte de las asignaciones para los últimos dos años fue también dominado por Nissan, con 897 millones de dólares, seguido por VW (747 millones), Ford (737 millones), Chrysler (687 millones), General Motors (639 millones) y Honda (251 millones).

El resto se otorgó a BMW, con 5 millones; Bombardier Recreational Products (BRP), con 3 millones, y la constructora de autos alemana EDAG, con 3 millones.

Como parte del acuerdo bilateral, otros cupos menores se han repartido, entre ellos, uno para ser distribuido entre nuevas ensambladoras establecidas en México.

Según cálculos de la SE, cada 10 millones de dólares por exportaciones de autos a Brasil representan la producción de 909 vehículos y la generación de 38 empleos directos y 265 indirectos.

rmorales@eleconomista.com.mx