La dirección y los sindicatos de Nissan alcanzaron un principio de acuerdo sobre el cierre de las plantas barcelonesas de Zona Franca, Montcada y Reixac y Sant Andreu de la Barca, que supondrá el despido de más de 2,500 trabajadores.

El acuerdo fue posible después de que la empresa se comprometió a posponer el cese de la actividad a diciembre de 2021, en principio estaba previsto para diciembre de este año, y a no despedir a nadie hasta esa fecha, tal y como reclamaba el comité de empresa, explicaron fuentes sindicales.

Aunque no habrá despidos forzosos hasta que se haga efectivo el cierre de las plantas, sí que podrá haber hasta esa fecha bajas voluntarias incentivadas. La multinacional japonesa cedió en otras reivindicaciones de los representantes de los trabajadores, como la mejora de las indemnizaciones, que será de 60 días por año trabajado para los menores de 50 años, sin tope de mensualidades.

Asimismo, la empresa creó un convenio especial para los empleados de 50 a 54 años. Los trabajadores, además, tendrán preferencia a la hora de optar a las contrataciones de los futuros inversores industriales que se instalen en las plantas de la automovilística.

El pasado 28 de marzo, Nissan hizo oficial la noticia que temían desde hace semanas sindicatos e instituciones: el cierre de las fábricas de Zona Franca, Montcada i Reixach y Sant Andreu de la Barca y el despido de 2,525 trabajadores.

Desde entonces, sindicatos y empresa negociaban las condiciones del cierre y las indemnizaciones de la plantilla.

La extensión de tiempo para el cierre de las plantas de Nissan dará un margen de tiempo mayor para encontrar uno o varios inversores industriales interesados en ocupar las factorías.