El dato que arrojó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) acerca de que en la entidad existen 72,000 casas deshabitadas o vacías es un dato muy crudo , consideró el director regional de Casas GEO, Alfonso García Alcocer.

Para los constructores de vivienda es una imprecisión porque tan sólo Casas GEO tiene 1,500 casas en el proceso de escritura que están terminadas; están vendidas , aseveró.

Explicó que el INEGI marca como vacías todas las casas que también se rentan o están en traspaso de propietario. Por lo que, agregó, ese dato crudo pudiera asustar o revelar como un pueblo fantasma una sobreoferta de vivienda.

En el estudio que realiza Casas GEO de forma trimestral, dijo, en el cuatro trimestre del 2010 arrojó que existían 17,000 viviendas construidas no vendidas, hoy en día –aseguró- son 15,000, esto es 2,000 viviendas menos.

Por ello, podemos asegurar que puede ser un año muy certero y muy bueno económicamente hablando , enfatizó.

POSIBILIDADES

El primer trimestre hizo un extraño provocado por el tsunami en Japón que definitivamente a todos los empresarios nos asustó porque pensamos que iba a repercutir en la economía de una manera muy agresiva; fue una crisis más psicológica que real en el primer trimestre , enfatizó.

No obstante, el reflejo con la construcción es de un año económicamente sano, por lo que aseguró, es momento de atreverse y apostar por consolidar las empresas en un rango alto para que se puedan quedar en los años venideros en ese rango.

Nosotros pensamos que del dato de las 72,000 viviendas que arroja el INEGI, iba a venir este primer trimestre no en 17,000 casas construidas no vendidas sino que debería de superar mucho más de las 19,000; pero jugó al revés, bajaron a 15,000 y estas viviendas que vimos que se reflejaron hacia abajo son lo que nos da la pauta a visualizar que el año está fortalecido , reiteró.

AÑO POSITIVO

El empresario explicó que la construcción mueve 37 ramas de la economía, por lo que es el único sector que puede estabilizar un país y ser la fuente fidedigna de cómo va a ser el año para una nación.

Si la construcción se retrae es un año malo, si es al revés, es uno bueno , afirmó.

La baja en las casas construidas no vendidas, dijo, quiere decir que hay una reactivación en la construcción para beneficio, sobre todo en el nicho más vulnerable, que es donde llegó a haber hasta 36 meses de sobreoferta. Hoy en día está por los 17 meses ese nicho, está controlado .

En este sentido, consideró que el dato emitido por el INEGI no es sujeto de análisis contra lo que es construcción real frente a la economía del país.