Dos altos funcionarios del gobierno del presidente Donald Trump afirmaron que la escalada de medidas restrictivas entre Estados Unidos y China puede detenerse con negociaciones entre ambos países durante los próximos meses.

“No sería sorpresivo para nada si el resultado final de todo esto consiste en cierto tipo de negociación”, dijo Ross en una entrevista con la cadena CNBC. “Es muy difícil establecer plazos para negociaciones en estos momentos complejos”.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) recomendó el 3 de abril que se aplique un arancel de 25% a 1,300 productos de origen chino por valor de aproximadamente 50,000 millones de dólares anuales.

En respuesta, China informó un día después que impondrá aranceles de 25% a la importación de 106 productos originarios de Estados Unidos que suman un valor de aduana de 50,000 millones de dólares anuales.

“Francamente me sorprende un poco que Wall Street esté tan impactado. Esto ha sido informado por días y semanas”, declaró Ross, en referencia a los impactos de ambas medidas en los mercados financieros mundiales.

Tras referir que la respuesta de China “fue relativamente proporcional a los aranceles que hemos impuesto en torno a la propiedad intelectual”, Ross dijo que esperaba que otros países comiencen a “unirse en contra de China” por sus prácticas desleales de comercio.

En línea con Ross, Larry Kudlow, nuevo director del Consejo Económico Nacional, trató de dar tranquilidad a los mercados enfatizando que podría darse un proceso negociador entre Estados Unidos y China sobre sus acusaciones mutuas.

“Estas son sólo las primeras propuestas”, dijo Kudlow en una entrevista con Fox Business. “En Estados Unidos, al menos, estamos poniendo esto para hacer comentarios (públicos), lo que va a tomar un par de meses. Dudo que haya acciones concretas por varios meses, vamos a ver cómo se juega, nada concreto ha sucedido realmente. Se trata de propuestas, pero el mensaje es claro: China tiene que parar estas violaciones comerciales desleales e ilegales”.

La administración Trump se ha comprometido a adoptar una postura más agresiva para reducir los déficits comerciales de Estados Unidos, hacer cumplir las leyes y acuerdos comerciales de su país y promover el “comercio justo y libre”, incluso en lo que respecta a China.

En marzo del 2017, Trump emitió una orden ejecutiva ordenando un “Informe general sobre déficits comerciales significativos”. China representa el mayor desequilibrio comercial de Estados Unidos, estimado en 396,000 millones en 2017.

“No soy partidario de los aranceles, en general soy un comerciante libre, pero creo que el presidente tiene toda la razón para tomar estas medidas”, dijo Kudlow.

Con la incertidumbre de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, los mercados registraron este miércoles otra jornada con fuerte volatilidad.

“Creo que al final de todo este proceso, el final del arco iris, hay una olla de oro”, dijo Kudlow. “Y si se abre la olla, veremos un mejor crecimiento económico, más comercio en marcha y mejores salarios para ambas partes”.

[email protected]