En México, 90% de la investigación productiva se desperdicia, lo que deriva en un severo impacto en la productividad del país que en 25 años retrocedió 0.7 por ciento.

Por lo anterior, los empresarios piden impulsar un sistema tripartita para elevar la capacidad productiva de las empresas, y desde ahí, el desarrollo y permanencia de talentos nacionales.

En ese sentido, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, reconoció la política pública actual para mejorar la inversión en el conocimiento con 1.0% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, abundó en la necesidad de privilegiar una sinergia de centros de investigación y empresas para lograr que éstas sean las que absorban el conocimiento de los investigadores mexicanos.

En ese sentido, añadió en entrevista con Notimex que 90% de investigación en México es investigación de gabinete, es decir, es investigación técnica que no se aplica en patentes para que de ahí surjan novedosos productos .

Así, explicó, se premia al investigador por hacer investigación científica que genere documentos o ‘papers’ ,como le llaman ellos , los cuales no se traducen en productos, en patentes o en artículos que salgan al mercado.

Ello, refirió, se traduce en dos mundos separados que necesitamos reunir , el mundo intelectual científico mexicano, y la empresa, hoy disasociada de los científicos.

Explicó que una de las prioridades de los empresarios es producir y vender, lograr un impulso en este último aspecto debido a que saben que en el mediano plazo conviene tener productos nuevos que permitan generar mejores expectativas de éxito en los mercados en donde ya se participa.

En el marco de la Cumbre sobre Juventud y Productividad, que se llevará a cabo este viernes y que organizan Laureate International Universities, la Universidad del Valle de México, el Aspen Institute México y el Banco Interamericano de Desarrollo, Juan Pablo Castañón advirtió que la productividad de un país debe tener tres vertientes: la pública, la privada y la social.

Ejemplificó el caso de Alemania, en donde los estudiantes trabajan en las empresas para aprender y continúan con sus estudios, el pago por su trabajo es de alrededor de 900 euros mensuales, lo que equivale a ocho veces más de lo que en México se paga a los jóvenes que desarrollan este modelo denominado modelo dual .

Así, si los empresarios quieren elevar el ingreso de los trabajadores, la calidad de vida de sus empleados y por ende, incrementar el éxito de las empresas, es necesario trabajar en el conocimiento, en la innovación y ser más productivos, con productos exitosos y sin imposición de precios de mercado .

Puntualizó en que se trata de hacer más con lo mismo o hacer más con menos; es decir, más calidad y más efectividad de productos, que por condiciones naturales del mercado bajen los costos y de esta manera hacerlo mejor.

La productividad es el acto de hacer más y mejores productos que abonen a la competitividad de una persona, de una empresa, de un país, indicó Juan Pablo Castañón.

Además, señaló que dichos productos deben contar con un valor agregado proveniente de la novedad tecnológica y calidad que lo diferencie del resto de los productos del mercado.

Es decir, explicó, al tener un producto de valor agregado, el precio puede elevarse sin que esta alza sea motivo de una pérdida de competitividad.

Consideró que el consumidor paga mejor el valor agregado que un producto barato y de baja calidad, premisa que ya permea en los mercados mundiales y que tiene que ver con elevar la productividad de cada empresa, del país y de la sociedad en su conjunto.

Ello, dijo, derivará en el éxito de los empresarios quienes a su vez podrán pagar mejor a los jóvenes productivos; sin embargo, el gobierno debe contar con políticas públicas que impulsen esta comunicación y así contar con productos más competitivos en el mercado.

Insistió en la necesidad de trabajar en la educación mediante una planeación que vaya desde la preparación de los maestros en toda la estructura educativa, con la visión de que en la actualidad los mexicanos estamos obligados a convivir con el mundo.

Resaltó la importancia del desarrollo de la economía, debido a que 80% de la inversión en el país proviene de las personas y no del gobierno.

Así, abundó, necesitamos activar la inversión para que se generen empleos, se demanden talentos, se demanden competencias, se demanden patentes, productos, innovación para que la economía se fortalezca .

En cuanto a la productividad pública, refirió, se trata de hacer más con los mismos recursos desde el poder público, que la aplicación de los impuestos genere mejores carreteras, ayude a las personas más necesitadas a salir adelante así como programas de mayor movilidad social, entre otros.

En tanto, la productividad privada, generada por empresas y trabajadores, es en donde todos deben trabajar para hacer las cosas mejor dentro de cada empresa.

En ese sentido detalló que las condiciones están dadas dentro de la economía formal, en la que se avanza con una cultura laboral de nueva generación y en la que solo es necesario generar la política industrial y avanzar en la formalización de la economía.

La productividad social significa que la aplicación de los recursos públicos genere un mejor entorno y que las personas puedan operar su propia creatividad para ser productivos dentro de sus comunidades y sociedades.

Así, agregó, la productividad es una condición necesaria para la competitividad. Sin productividad no podemos avanzar en la competitividad .

erp