El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) se pronunció por hacer una revisión exhaustiva de todos los rubros del gasto público, a fin de ubicar posibles ahorros o realizar una redistribución hacia programas que generen mayor beneficio a la población.

En la actualidad, asegura, los recursos que el sector público canaliza para los requerimientos de servicios personales equivalen al 53% de los ingresos tributarios, mientras que el gasto en capital equivale a sólo la tercer parte de la recaudación de impuestos.

'Revisar el gasto no es tarea fácil, pero sin duda debe hacerse para evitar el dispendio que en algunos rubros se ha visto en muchos años. Revisar programas que son regresivos, es decir, que benefician a los que más tienen, debe ser prioridad de las autoridades', señala.

En su publicación semanal 'Análisis económico ejecutivo', expone que lograr un presupuesto de egresos responsable y transparente es, sin duda, la mejor forma de estimular la participación de la población para ampliar los recursos públicos.

Hasta ahora, el principal mecanismo utilizado por las autoridades para corregir los desequilibrios en las finanzas públicas ha sido incrementar los ingresos vía una mayor recaudación tributaria, es decir, a través del cobro de impuestos.

Para que la recaudación se incremente, refiere, se debe contar con un sistema tributario sencillo, eficiente y equitativo. No obstante, todos sabemos lo complejo que es cumplir con el erario y el beneficio fiscal que reciben muchos causantes, además de la amplia informalidad que prevalece en el país, afirma.

Para el organismo de investigación del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), sólo basta confrontar las cifras de la Secretaría de Hacienda, las cuales indican que al cierre del primer trimestre de 2010 había 29.4 millones de causantes activos registrados, 1.2 millones eran empresas y 28.2 millones personas físicas.

En tanto, las cifras publicadas por el INEGI señalan que el total de unidades económicas en el país supera los cinco millones, mientras que la población ocupada es casi de 44 millones de personas.

Se deben seguir haciendo esfuerzos en materia de ingresos, pero parte importante en este proceso es lograr que el gasto sea lo más eficiente posible y de esa forma se fortalecen indirectamente los ingresos y el beneficio para la población, insiste el organismo.

apr