Las empresas mexicanas están encontrando dos caras marcadamente distintas en su ansiada recuperación tras la crisis económica internacional:

por un lado, expanden las exportaciones y, por otro, no ven claros signos de recuperación del mercado interno, concluyó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En abril, el indicador IMEF manufacturero subió 0.9 puntos con respecto a marzo, ubicándose en 54.6 puntos, el mayor nivel desde noviembre del 2006, impulsado por la mayor demanda externa. Pero el indicador IMEF no manufacturero bajó 1.0 puntos frente a marzo, para ubicarse en 54.1 puntos, lo que demuestra que si bien las actividades terciarias continúan creciendo, aún no reflejan una sólida recuperación partiendo de una base comparativa baja.

Ello ocurre en un entorno en el cual la confianza de los consumidores en México al mes de marzo, según el INEGI, persiste en niveles aún muy bajos con respecto a sus promedios históricos y muestra un comportamiento lateral, sin signos claros de recuperación, lo cual sugiere que el mercado interno aún se mantiene relativamente débil , dijo el IMEF.

La caída mensual del indicador no manufacturero en marzo se explica por el retroceso mensual de todos los subíndices que lo componen. El subíndice de nuevos pedidos cayó 0.8 puntos en abril con respecto a marzo, el de producción lo hizo en 1.7, el de empleo en 0.9 y el de entregas en 0.5 puntos.

El indicador IMEF varía en un intervalo de cero a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50) de la actividad económica, sin proporcionar información específica sobre la magnitud de los cambios esperados.

Recuperación doméstica

Pese al decremento en el indicador no manufacturero, el índice permanece por arriba del umbral de 50 puntos, lo que implicaría que las actividades terciarias continúan creciendo.

Rafael Camarena, analista de Santander, dijo que el mercado interno se está recuperando, pero a un menor ritmo que las exportaciones, un efecto inverso a como ocurrió con la crisis, en cuyo inicio los sectores exportadores fueron los primeros en caerse.

El indicador IMEF no manufacturero tuvo una variación anual positiva de 6.9 puntos en comparación al mismo mes del año anterior y es consistente con las más recientes observaciones del IGAE de actividades terciarias, correspondientes a febrero, que reportó un crecimiento anual de 2.5% y una caída mensual de 0.23 por ciento.

rmorales@eleconomista.com.mx