Uber suspendió el lunes todas las pruebas de vehículos autónomos tras lo que parece ser la primera muerte de un peatón a causa de esos carros.

La empresa lleva meses realizando esas pruebas en Phoenix, Pittsburgh, San Francisco y Toronto, en medio de una fiera competencia entre las empresas automovilísticas y las tecnológicas para ser los pioneros en el sector.

Las pruebas fueron suspendidas luego que la policía en un suburbio de Phoenix dijo que un vehículo autónomo de Uber atropelló a una mujer la noche del domingo.

El vehículo estaba en modo de conducción automática con un operador detrás del volante cuando la mujer _que caminaba fuera del cruce de peatones_ fue impactada, dijo el sargento Ronald Elcock.

Elaine Herzberg, de 49 años, falleció de sus heridas en el hospital.

El director general de Uber Dara Khosrowshahi expresó sus condolencias en su Twitter, y aseguró que la empresa coopera con las autoridades en la pesquisa.

El gobierno federal permite que cada empresa apruebe sus propias normas sobre las pruebas de vehículos autónomos, y muchas veces la normativa es elaborada a nivel estatal.

El Departamento de Transporte está considerando otras reglas voluntarias que según dice facilitarán la innovación. Pero la secretaria de Transporte Elaine Chao ha aclarado también que las empresas automovilísticas y las de tecnología deben calmar los temores del público en torno a los vehículos autónomos, al referirse a una encuesta según la cual el 78% de la gente teme montarse en esas máquinas.

La cantidad de estados que consideran leyes sobre vehículos autónomos ha ido en aumento de año en año, según expertos. Tan sólo en el 2017, 33 estados debatieron ese tipo de leyes.

California está entre los estados que obligan a los fabricantes a reportar cualquier incidente al departamento de control de vehículos en la fase de pruebas. Para inicios de marzo, la agencia había recibido 59 de esos reportes.