El presidente de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), Sergio Allard, estimó  que la movilización de 62 millones de pasajeros en el primer año del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) podrían generar ingresos por 2,3000 millones de dólares y la mitad de ellos se destinarían a pagos de deuda, programas sociales y gasto público.

Por los beneficios sociales y económicos, dijo, la continuidad de la obra nunca ha estado a discusión, porque se trata de mejorar la competitividad del país.

Durante su participación en un foro del sector, explicó que los ingresos que se podrían captar la terminal  fueron estimados por el pago de tarifa de uso aeroportuaria,otros servicios y los ingresos comerciales. Su punto de comparación se basó en una eficiencia operativa similar a la de los grupos aeroportuarios privados.

En su participación, Allard, reiteró que la decisión de iniciar la construcción del NAIM fue totalmente técnica y no política, por lo que se tomaron en cuenta los diversos estudios elaborados desde hace más de 20 años.

Adicionalmente a los diversos beneficios que se generarían en la región de Texcoco, el representante de las aerolíneas, nacionales e internacionales, que operan en el país, aseguró que se podría desarrollar un nuevo clúster aeronáutico, como los de Querétaro o Chihuahua.