Con la confianza de haber ganado la construcción del primer tramo del Tren Maya, Mota Engil México vuelve a apostar a un proyecto prioritario de infraestructura para el gobierno federal y que no detuvo la pandemia del Covid-19: la calzada flotante que conectará el complejo cultural Los Pinos con la segunda sección del Bosque de Chapultepec.

Ayer miércoles, la empresa presidida por José Miguel Bejos, que también es presidente del equipo de beisbol Pericos Puebla, presentó una oferta económica por 346.1 millones de pesos para realizar los trabajos de diseño, proyecto ejecutivo y construcción.

Su propuesta es la de mayor monto de las cinco que se entregaron a la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México (aunque los recursos presupuestales fueron solicitados hace un par de meses por la Secretaría de Cultura federal).

El consorcio liderado por Charles & Lout Asociados y Grupo Hikari hicieron una oferta de 188.5 millones de pesos, el de Innovación Técnica en Cimentación y Marcadores de Pavimentos una por 170.3 millones de pesos, el de Grupo Constructor Zea y Escala Supervisión, Consultoría, Asesoría y Laboratorio una por 165.9 millones de pesos y la de Fredel Ingeniería y Arquitectura por 156.3 millones de pesos.

El fallo está previsto para el próximo 8 de junio, con lo que se está dando celeridad al proyecto a pesar de que algunos participantes solicitaron previamente se ampliara la fecha para entregar la información a la dependencia, entre ellos Mota Engil México.

“Solicitamos a la convocante otorgue, por favor, un mes adicional para la entrega de las propuestas de manera de dar tiempo a los licitantes de revisar toda la información disponible y pendiente, de forma de poder presentar una oferta técnica y económica viable que favorezca los intereses de la convocante”, escribió la constructora.

En respuesta, la Secretaría de Obras y Servicios refirió: No se acepta su solicitud. Apegarse a las bases.

Un concurso rápido

La convocatoria de licitación para la calzada flotante se publicó el 7 de mayo, un par de semanas después de que se publicó un decreto que estableció medidas de austeridad que deberán observar las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, en el que se precisa que se posponen acciones y el gasto del gobierno, con excepción de programas prioritarios, entre ellos el Tren Maya y el Aeropuerto de Santa Lucía.

En el punto 37, de 38, se deja en claro la importancia de no detener el proyecto del espacio cultural de Los Pinos y el Bosque de Chapultepec.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx