La agencia calificadora Moody's Investors Service dijo el martes que bajó la nota a corto y largo plazo de la empresa energética española Repsol para reflejar el impacto negativo de la expropiación por parte de Argentina de control de la petrolera YPF.

Moody’s bajó la nota a largo plazo a Baa3 desde Baa2 y la de corto plazo a Prime-3 desde Prime-2.

La perspectiva para todas las calificaciones es estable, agregó Moody's.

"La pérdida de su participación de control en YPF reduce la escala y la diversidad del perfil de Repsol, le priva de unos activos de tamaño considerable y del dividendo de YPF", dice Moody's en una nota.

RDS