El gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto no va a privatizar Petróleos de México (Pemex) sino que la va a modernizar para hacerla más eficiente y transparente, lo que conllevará eliminación de subsidiarias y duplicidades, declaró este viernes en el foro de Davos, el director de la empresa Emilio Lozoya.

"Quiero ser enfático en esto: modernizar a Pemex no implica privatizarla ni que el Estado pierda la rectoría del sector energético", dijo Lozoya a la en el Foro Económico Mundial de la estación alpina suiza, que congrega a la élite política y económica mundial.

Aunque no quiso desvelar el plan de reestructuración que presentará al consejo de administración "dentro de un mes", "la petición es rediseñar la estructura corporativa" para hacerla "más esbelta y más transparente".

Ello supondrá "una reducción de personal, eliminar las subsidiarias y dejar líneas de negocios en las cuales se elimine duplicidad en muchas de las subsidiarias", dijo.

"En el corto plazo, la instrucción que tenemos del presidente es preparar a Pemex para ser eficiente para que ante una inminente reforma energética esté lista y pueda reaccionar y generar más valor para los mexicanos", explicó.

Las reservas de petróleo y gas favorecen a la empresa, pulmón financiero del Estado mexicano pues un tercio de los recursos los aporta la petrolera.

La tasa de restitución de reservas ha pasado del 30% hace ocho años a más del 100% en la actualidad y la producción de petróleo fue de 2.55 millones de barriles diarios el año pasado y espera llegar a los 3 mbd al término de esta legislatura.

Lozoya, buen conocedor del Foro Económico Mundial de Davos, donde fue director para América Latina, considera que México también está en una situación "privilegiada" gracias al auge actual de la extracción del "shale gas", o gas de esquisto, en Estados Unidos.

Para ello se están construyendo dos gasoductos que van del Texas al centro del país y otro de Arizona al Pacífico, cerca de Manzanillo, lo que le permitirá importar gas a precios que se sitúan en torno a los 3.3 dólares BTU mientras que en Europa está a entre 14-15 y en Asia a 17 dólares.

"Hay un potencial tremendo de productividad de bajar los costes para el país", dijo.

A eso se suma la reforma energética, que "debe permitirnos producir nuestro propio gas, tenemos las 4 mayores reservas de shale gas del mundo", lo que se convertirá en un instrumento de productividad y de competitividad para el país.

Norteamérica, Canadá, Estados Unidos y México, cuenta con unos recursos energéticos 10 veces superiores a los del Golfo Pérsico gracias a las nuevas tecnologías, recordó.

Los últimos descubrimientos de Pemex en aguas profundas y de "shale gas" son muy positivos y necesitan inversión y tecnología.

"Pemex no lo tiene pero tiene que diversificar riesgos como cualquier empresa y hay que acceder a la tecnología asociándose a las mejores empresas", aseguró.

En cuanto al acuerdo sellado hace un año entre Pemex y Repsol que puso fin a un enfrentamiento con una vigencia de 10 años, para que la mexicana no reduzca su participación en la petrolera española por debajo del 5% ni la suba por encima del 10%, Lozoya aseguró que la administración se "enfocará en el futuro".

" Pemex, la quinta petrolera más grande en producción de líquidos, tiene posibilidades de coinvertir, internacionalizarse de diversas formas y evaluaremos lo que es mejor para la empresa y para México", dijo evasivo.

RDS