El laboratorio estadounidense Moderna anunció este jueves que prevé invertir para llegar a una producción de 3,000 millones de dosis de su vacuna contra el Covid-19 en 2022.

Moderna, que desarrolló su vacuna con la tecnología del ARN mensajero, al igual que Pfizer/BioNTech, prevé suministrar este año entre 800 y 1,000 millones de dosis en 2021, agregó el comunicado.

Concretamente, Moderna tiene intención de invertir en las instalaciones del grupo suizo Lonza, uno de los grandes abastecedores de la industria farmacéutica, y en las del español Rovi, que se encarga de poner el fármaco en frascos.

El monto de estas operaciones no ha sido divulgado.

"Estamos viendo que el virus se propaga rápidamente, que muta, que nuevas variantes aparecen (...) Debemos tomar la delantera para estar preparados si es necesaria una tercera dosis de recuerdo" de la vacuna", dijo este jueves el director para Europa de Moderna, Dan Stanner, en la radio pública suiza RTS 1.

Estas inversiones comenzarán a generar frutos a finales de 2021 e inicios de 2022.

Por otra parte, el grupo Lonza anunció el jueves que va a instalar tres líneas de producción suplementarias en su fábrica de Viège para multiplicar por dos la producción de sustancias destinadas a la fabricación de la vacuna Moderna.

A principios de esta semana el grupo francés Sanofi, que también trabaja en su propia vacuna, dijo que iba a producir 200 millones de dosis de la vacuna de Moderna para responder a la demanda mundial.

El anuncio de Moderna coincide con un aumento de la preocupación sobre la eficacia de las vacunas frente a las variantes del virus que van apareciendo, la última en India.