Organizaciones internacionales se suman al debate en torno de si el modelo económico actual responde a las necesidades de hoy, que retomó fuerza en la reciente cumbre de Davos, y opinan que exige ajustes, lo que toca al mundo de los negocios antes incluso que a otras esferas.

Cuidándose de etiquetas, refiriéndose sólo al modelo , consideran que debe ser uno más humano, que fusione el crecimiento económico con la inclusión social y la sostenibilidad ambiental .

En esa línea, los empresarios mexicanos deben mejorar las condiciones de trabajo, los salarios y los niveles de consumo; incluir a quienes han excluido por tradición; incorporar criterios ambientales en su operación, dijo Carlos Zarco, director ejecutivo de Oxfam México. La ética empresarial, agregó Gustavo Ugalde, director de Marketing de la World Vision México, deberá guiar desde ya el actuar de las compañías, exigiéndoles que respondan a cada uno de sus grupos relacionados.

Al interior del sector privado, José Manuel Madero, presidente de Monsanto México y Latinoa-mérica, coincidió en la responsabilidad compartida de generar prácticas de negocio sustentables que promuevan la justicia social.