La directora del Instituto de Energía del James A. Baker III Institute for Public Policy de la Universidad de Rice en Houston, Texas, Amy Jaffe, realizó para El Economista un decálogo para una nueva reforma energética que el Ejecutivo federal y los legisladores deben considerar.

El presidente Calderón indicó recientemente que en la última década Brasil ha sido capaz de reestructurar su compañía nacional de petróleo (Petrobras) hasta volverla competitiva para explorar en aguas profundas y abrirse a la inversión extranjera. Así, sugerimos las siguientes ideas, basadas en el trabajo realizado por el Instituto con otras paraestatales con políticas similares a la de México .

DECÁLOGO POR AMY JAFFE

1) Aumentar la autonomía de gestión de Petróleos Mexicanos (Pemex), siguiendo líneas de éxito similares a las del Banco de México o el IFE, pero dentro de un marco institucional que contemple la responsabilidad pública con herramientas como una Junta Directiva independiente e indicadores trimestrales y anuales.

2) Modificar la ley de presupuesto para que las autoridades federales reciban un dividendo específico como una tasa de retorno sobre el valor catastral de los bienes o derechos basados en la producción y las ventas, en vez de incluir a Pemex bajo la rúbrica de ingresos del sector público.

3) Mejorar la transparencia en las cuentas internas.

4) Aplicar una reforma económica en la que los beneficios del petróleo funcionen para financiar algunos servicios públicos.

5) Obligar a Pemex a cumplir con estándares de contabilidad y presentación de informes de producción recomendados por sus accionistas.

6) Crear una Junta directiva con mecanismos de rotación para aumentar la experiencia en la industria.

7) Trabajar a través de incentivos con el Consejo de Administración para lograr, clara y públicamente, los objetivos de la contabilidad.

8) Adoptar una estrategia de corporativización para que Pemex sea una empresa y no un ministerio que mantiene activos no productivos; mejorar las prácticas de Recursos Humanos.

9) Considerar la participación en las actividades mundiales de exploración de petróleo, siguiendo el ejemplo de Statoil y Petrobras, para obtener asesoramiento de expertos externos a través de asociaciones en aguas profundas, planeación e innovación tecnológica.

10) Crear un régimen de inversiones extranjeras de exploración en México basado en los términos internacionales de que prevén tasas competitiva de restitución sobre el capital invertido, para volver las inversiones suficientemente atractivas y garantizar el éxito tanto de Pemex como de los inversionistas.

[email protected]