Tokio.- El constructor automotor japonés Mitsubishi Motors anunció que volvió a tener beneficios en el ejercicio 2009-2010, cerrado a fines de marzo, así como un nuevo proyecto de cooperación con el francés PSA Peugeot Citroen, para desarrollar un modelo deportivo.

Mitsubishi Motors, cuarto constructor del país, cerró el ejercicio 2009-2010 con un beneficio neto de 4,750 millones de yenes (50 millones de dólares, 36 millones de euros), un buen dato en comparación con la pérdida neta de 54,880 millones de yenes sufrida en el ejercicio precedente.

En un comunicado, el grupo se felicitó de haber "alcanzado su objetivo de volver a tener beneficios netos, fijado al comienzo del ejercicio".

El grupo vendió en total 960,000 automóviles en todo el mundo en 2009-2010, es decir un 10% menos que en el ejercicio anterior. Sus ventas se mantuvieron estables en Japón y subieron ligeramente en el resto de Asia, aunque bajaron un 36% en Estados Unidos y un 38% en Europa.

Entre sus prioridades para el año próximo, Mitsubishi quiere intensificar sus investigaciones en tecnología ecológica y vehículos de bajo consumo energético, al tiempo que continuará su cooperación con otros grupos.