En enero las ventas minoristas cayeron 0.3%, su quinta contracción al hilo y su peor inicio de año desde el 2010, cuando cayeron 2.7%, en esta ocasión golpeada por la caída de cuatro de sus nueve componentes, entre ellos alimentos y vehículos, mostró el indicador de ingresos de empresas comerciales al por menor del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Al iniciar el año los consumidores se vieron presionados por una inflación que superó 5.5%, que desplomó el Índice de la Confianza del Consumidor a 3.1%, donde las expectativas de los hogares sobre el desempeño económico del país durante el próximo año es lo que más les preocupó.

El componente que presentó una mayor contracción en las minoristas fue ferretería y papelería, con 4.1%, siendo su segunda al hilo; seguido de vehículos de motor y refacciones con 2.9%, su novena al hilo, donde el interior de automóviles y camionetas acumuló su octava caída con 7.7 por ciento.

Acorde con lo anterior, al inicio de año las ventas de vehículos ligeros cayeron 11.5% respecto al 2017, con 109,145 unidades comercializadas, reportó la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices.

Los otros componentes de los ingresos de las empresas comerciales al por menor que se situaron en terreno negativo al iniciar el año fueron papelería y esparcimiento (1.5%), abarrotes y alimentos (1.0 por ciento).

Por el contrario, el mayor crecimiento vino por parte de los artículos del cuidado de la salud (8.5%); productos textiles y calzado con 2.7%; seguida de enseres domésticos y computadoras (2.8%); tiendas de autoservicio y departamentales (1.1%); e Internet y catálogos (0.6 por ciento).

La ventas a unidades iguales de los afiliados a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales crecieron en enero 3.9%, su inició de año más bajo desde la caída de 1.7% del 2014.

De acuerdo con el analista de Banorte Ixe, Valentín Mendoza, la desaceleración en el consumo se relaciona con que el salario real cayó y proyectó que la incertidumbre seguirá mermando los indicadores de consumo en el primer semestre, mientras que para la segunda mitad del año, los despuntes podrían ser significativos una vez liberada la tensión de las elecciones y la vista puesta en el Mundial de Futbol Rusia 2018.

[email protected]