El ministro de Finanzas de Canadá, Bill Morneau, dijo el martes que quiere que las negociaciones sobre el TLCAN se reanuden lo antes posible, y agregó que si bien la economía canadiense tiene un buen desempeño, los aranceles impuestos por Estados Unidos sobre el acero y el aluminio son un problema.

Morneau declinó opinar sobre qué ayuda podría ofrecer el Gobierno canadiense a los trabajadores o las empresas afectadas por las tarifas, pero dijo que habría un anuncio en los próximos días.

Estados Unidos ha vinculado la eliminación de los aranceles al avance en las negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que están detenidas hasta después de las elecciones presidenciales del 1 de julio en México.

"Tenemos la intención de volver a la mesa de negociaciones con los estadounidenses lo antes posible para hablar sobre cómo podemos avanzar de manera constructiva, a fin de llegar a lo que esperamos sea un acuerdo mejorado del TLCAN", dijo Morneau a la prensa después de reunirse con ministros de Finanzas de las 10 provincias de Canadá.

El Gobierno canadiense prometió tomar represalias contra los aranceles estadounidenses el 1 de julio y Morneau dejó en claro que la posición de Ottawa no ha cambiado.

Consultado si estaba preocupado de que el deterioro de las relaciones con Estados Unidos podría ayudar a desencadenar una recesión, Morneau respondió: "La economía ahora está en una buena posición (...) pero, por supuesto, los cambios (de política) de Estados Unidos son un problema".