Los gobiernos de México y Estados Unidos ya se ocupan sobre una nueva agenda de competitividad que dé una mayor integración comercial de América del Norte, en la cual se desarrollen alianzas estratégicas que ataquen a los mercados de Europa y Japón, bajo las preferencias con las que nuestro país cuenta, al amparo de los acuerdos comerciales con esas regiones.

Beatriz Leycegui, subsecretaria de Negociaciones Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía, presentó a los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) la nueva agenda de competitividad basada en cuatro ejes rectores: sectoriales, aduanero, innovación y protección de la propiedad industrial, así como energías limpias.

Durante una reunión en privado con la funcionaria, se planteó lograr una mayor integración y relación entre gobierno y empresarios de ambas partes para llevar una agenda paralela y avanzar de una manera acelerada que fortalezca el comercio, puesto que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) está viejo y obsoleto, informó Salomón Presburger, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Tenemos un acuerdo comercial con Europa y otro con Japón, a los que no hemos sacado jugo... Si hiciéramos alianzas con Estados Unidos, en temas como marcas, innovación, propiedad intelectual, entre otras, que se complementan con manufacturas mexicanas, podríamos atacar mercados como Japón; lo que se ve lleno de oportunidades para trabajar con la Secretaría de Economía y hacer mancuerna con EU y Canadá , dijo el líder de los industriales.

La apuesta

Leycegui entregó a los empresarios los lineamientos sobre los que se trabajarán, dijo Mario Sánchez, presidente del CCE. En el caso sectorial, habrá mayor integración de cadenas de suministro para profundizar en sectores estratégicos; ajustar gradualmente reglas de origen para incentivar competitividad de la región y armonización regulatoria; además de un trabajo conjunto entre instituciones que apoyan a Pymes y a exportadoras.

En el documento, destacan temas aduánales como diseñar mecanismos de cooperación; formación de un comité bilateral que atienda asuntos fronterizos, como el tema de transporte de carga; mejorar el programa de precertificación; ampliación de infraestructura fronteriza y aduanera en ambos lados de la frontera e incorporación de tecnologías no intrusivas para la revisión de carga.

En cuanto a innovación y protección de propiedad industrial, se trabajará sobre la cooperación bilateral y multilateral en ambos campos; diseñar mecanismos que estimulen el registro de patentes y la protección de datos, especialmente en México. Desarrollar sistemas de evaluación de avances y programas para sensibilizar a la población.

Por su parte, en energías limpias, se ocuparán en la distribución de energías a través de redes inteligentes; de incentivar el mercado de energías renovables y la promoción de tecnologías limpias; así como armonización de políticas en materia de cambio climático que incluyan la captura y almacenamiento de carbono.

lgonzalez@elconomista.com.mx