Estados Unidos y México acordaron este viernes abrir sus respectivos mercados aéreos para que aerolíneas de ambos países puedan operar las rutas que deseen sin restricción alguna.

El secretario de Transporte, Anthony Foxx, y su contraparte mexicano, Gerardo Ruiz Esparza, suscribieron en la embajada mexicana el acuerdo que ahora necesita ser ratificado por el Senado de México.

El Congreso estadounidense no necesita ratificarlo.

NOTICIA: Tráfico aéreo México-EU duplica estimaciones

Foxx y Ruiz Esparza coincidieron en calificar al acuerdo de "trascendental" porque permitirá una mayor conectividad entre ambas naciones, la cual generará más turismo y comercio.

El acuerdo elimina restricciones para las aerolíneas, por lo que habrá vuelos más frecuentes y tal vez tarifas más bajas para los pasajeros. También prevé un incremento en el transporte aéreo de mercancía.

Ambos países comenzaron a conversar en 2012 sobre la posibilidad de mejorar un acuerdo de transporte aéreo binacional suscrito en 1960 y modificado por última vez en 2005.

NOTICIA: Inmunidad antimonopolio, separada de pacto aéreo

El acuerdo abre nuevas oportunidades comerciales al ampliar ciertas frecuencias y destinos; por ejemplo, que una aerolínea mexicana o norteamericana pueda operar entre cualquier ciudad entre México y Estados Unidos sin límite de frecuencia, siempre que esto se dé en igualdad de condiciones para ambas partes.

Asimismo, expande los espacios para las aerolíneas mexicanas en otros mercados. El mercado doméstico se reserva a la industria nacional.

El pacto suscrito fomenta el comercio y la generación de empleo, ya que permitirá la expansión de la industria aérea de carga al abrir la posibilidad de transportar mercancía entre ambas naciones y desde una ciudad de la contraparte a un país tercero.

El convenio prohíbe el traslado de pasajeros entre ciudades del mismo país por una línea extranjera.

NOTICIA: Inicia proceso para firmar acuerdo aéreo México-UE

Asimismo, mantiene al autotransporte de carga bajo el amparo de la normatividad nacional, lo cual implica que en México sólo puede contratarse transporte de carga con matrícula mexicana.

Desde 1991 existe autorización para que las aerolíneas operen ciertas rutas para viajar entre ciudades de los dos países y de ahí a un tercer país. Estas condiciones y rutas prevalecen en el nuevo acuerdo. Para establecer una nueva ruta se requieren convenios entre las autoridades de ambos gobiernos.

El pacto también facilitará el establecimiento de alianzas entre las aerolíneas de ambos países.

El acuerdo firmado este día entrará en vigor una vez que sea aprobado por el Senado mexicano.

erp