México es uno de los países con mayor potencial de crecimiento en turismo y queremos vivir de cerca el proceso, asegura el presidente de OHL Desarrollos, Andrés Pan de Soraluce.

En las estimaciones de la firma española está escrita una atractiva cifra: en el 2020 podrían llegar al país 60 millones de turistas internacionales que lo ubicarían entre los cinco más importantes. Se preparan para ello. En los próximos meses destinarán 100 millones de dólares para la construcción del cuarto hotel en el desarrollo de Mayakoba, en Riviera Maya. El mismo que fue reconocido por la Organización Mundial del Turismo por su perfil sustentable e innovador. Y ya se planea uno más en el Pacífico, quizá en Riviera Nayarit o en Los Cabos, dice en entrevista. Estamos en etapa de análisis. Aunque no será para el corto plazo. Estamos enamorados de México, de todas las opciones que brinda .

- ¿Qué opinión le merece el desarrollo del segmento de sol y playa?

- Los países van evolucionando dependiendo de muchas cosas, la demanda, la oportunidad y la importancia que cada país le da al turismo. Utilizando el ejemplo de España en los 60, una forma de desarrollar nuestro país económicamente fue apostar por el sector, pero se apostó al máximo resultado en el mínimo tiempo posible. México ha tenido un crecimiento más sostenible, más largoplacista, más meditado. En mi país hay zonas donde 50% de la costa está desarrollada y aquí la cifra es menor a 5 por ciento.

- ¿En específico, dónde está esa gran oportunidad?

- La gran importancia de elegir el modelo de desarrollo es que México tiene un vecino que se llama Estados Unidos, donde viven 300 millones de personas que aún no representan un mercado maduro. No están habituadas a viajar como los europeos. Solamente 3% de la población cada año va al Caribe o a México y esos números van a cambiar. Y no digo que mañana 50% de esa población viaje al sur, pero entre 3 y 50% hay un gran margen de crecimiento que se deberá aprovechar.

- ¿Qué tan competitiva es la oferta nacional para los visitantes?

- Pese al gusto por la Costa Dorada o las Islas Baleares, el Mediterráneo tiene un clima que limita mucho el número de visitantes y la costa mexicana permite una oferta de 12 meses al año. Son atractivos Riviera Maya, Nayarit o Los Cabos, pero además se tiene complementariedad con la cultura, la gastronomía y la hospitalidad, hace que México sea el país con el mayor potencial de crecimiento.

- ¿Qué deben hacer los actores involucrados en el sector?

- Lo primero es la generación de infraestructura.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx