México armó una contrapropuesta en las reglas de origen del sector automotriz en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la cual presentará con ajustes, informó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

La propuesta se decidió presentar en la séptima ronda de negociaciones, pero México no lo hizo así porque Jason Bernstein, el principal negociador de Estados Unidos en esa esfera, dejó las reuniones en la Ciudad de México para regresar a Washington, DC.

Guajardo dijo que Bernstein acudió a una reunión de Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, en la que la industria automotriz de Estados Unidos presentó planteamientos específicos para la renegociación del TLCAN.

Ahora el gobierno mexicano tratará de conocer estas posiciones de la industria automotriz de Estados Unidos, para hacer ajustes a la propuesta que México presentará.

La reunión de Lighthizer y Bernstein se llevó a cabo el lunes de la semana pasada con directivos de General Motors, Ford y Fiat-Chrysler. “En términos de reglas de origen automotrices, nos reunimos con compañías automotrices e intentamos encontrar algo que creemos que beneficia a todos”, dijo Lighthizer.

En la cuarta ronda, Estados Unidos presentó una propuesta que eleva de 62.5 a 85% el valor de contenido regional para automóviles, y de esta última tasa, 50% debe ser estadounidense. También pidió elevar a un rango de entre 72.5 y 85% el contenido regional para autopartes, desde un intervalo presente de entre 50 y 62.5 por ciento.

Canadá puso en la mesa una contrapropuesta en la sexta ronda: en lugar de simplemente contar las piezas mecánicas, contempla además la propiedad intelectual y las tecnologías emergentes en las normas de origen para los automóviles, lo que inflaría el porcentaje de contenido estadounidense y canadiense.

[email protected]