México se reserva el derecho de tomar represalias por cualquier posible restricción impuesta por Estados Unidos a sus exportaciones de arándanos azules, dijo este martes la Secretaría de Economía, tras comparecer en una audiencia pública ante la Comisión de Comercio Internacional estadounidense (USITC, por sus siglas en ingles).

En septiembre, la USITC inició una investigación de salvaguarda global para determinar si las importaciones de arándano azul fresco o congelado han aumentando en volúmenes suficientes para ser causa sustancia de daños o amenazas a la industria de este fruto en Estados Unidos.

Este martes, los países que exportan arándanos hacia territorio estadounidense, incluido Canadá, el otro socio en el acuerdo comercial de Norteamérica, T-MEC, presentaron sus testimonios en defensa de sus intereses ante la USITC, donde la delegación mexicana negó la existencia de cualquier amenaza de daño a su principal socio comercial.

México se reserva el derecho de recibir compensación o aplicar una medida de retaliación conforme al TMEC, así como de impugnar la salvaguardia ante los foros comerciales conducentes", dijo la Secretaría de Economía en un comunicado.

Durante 2019, la industria mexicana de arándanos azules exportó unos 291 millones de dólares a la mayor economía mundial y generó unos 60,000 empleos, según cifras oficiales.

El despacho de Economía agregó que su prioridad será asegurar que se respeten los derechos de México establecidos en el T-MEC y la Organización Mundial de Comercio (OMC), incluidos los de exclusión, compensación y represalia.

El año pasado, durante las negociaciones para remozar el TLCAN -que dio paso al T-MEC- el gobierno de Estados Unidos ya había advertido sobre los "daños" a los productores locales de arándanos por las importaciones a su territorio.

"Las exportaciones mexicanas de arándano azul lejos de representar una amenaza de daño, complementan la producción doméstica de Estados Unidos, beneficiando a productores y consumidores en ambos países", dijo en Twitter la subsecretaria de Comercio Exterior de México, Luz María de la Mora.