Para el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos, México no puede ser rehén del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al imponer aranceles por sus aspiraciones electorales.

“Esperamos que no utilice a nuestro país como una “piñata” de su campaña que arrancará en breve”, argumentó después de que la delegación mexicana sostuvo este miércoles una reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

Esto porque el mandatario estadounidense advirtió que a partir del 10 junio se aplicarían aranceles de 5% a los productos mexicanos, empero, ese porcentaje podría elevarse hasta 25% en octubre próximo, de no resolver el problema de la migración ilegal.

López Campos confió que los problemas arancelarios se resuelven con criterios económicos y no políticos porque esas decisiones unilaterales e irracionales “le están causando perjuicios a la economía de los dos países”.

México, que es el primer socio comercial del vecino país del norte, debería ser tratado como un aliado, especialmente cuando esa nación está en una guerra comercial con China, remarcó a través de un comunicado.

A diferencia del país asiático que fortalece su comercio internacional con inversión en infraestructura, tecnología y promoción, como lo hace con La Ruta de la Seda, Estados Unidos no tiene otra estrategia más que la confrontación y el cierre de sus fronteras, expuso.

El dirigente del sector terciario añadió que las políticas proteccionistas en una economía globalizada son arcaicas, pues “los muros han demostrado su ineficacia desde la gran muralla China hasta la Cortina de Hierro”.