Existe la oportunidad y las condiciones para que se pueda lograr el acuerdo base del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN 2.0) durante la primera semana de mayo —como lo adelantó la Secretaría de Economía—, pero México “no firmará” un acuerdo comercial que incluya la cláusula sunset —de terminación automática del TLCAN— y restringir las exportaciones agropecuarias a estacionalidad, sostuvo Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Luego de que el grupo negociador del sector empresarial mantuvo un encuentro con el titular de Economía, Ildefonso Guajardo, rumbo a las reuniones permanentes que sostendrán en Washington hasta que se cierre el acuerdo, Castañón dijo que se podrá avanzar en los temas álgidos como reglas de origen automotriz, mecanismos de solución de controversias (capítulos 11, 19 y 20 del TLCAN), y laboral si Estados Unidos muestra flexibilidad y existen ventajas para las tres partes.

“Las reuniones con la Secretaría de Economía han sido consistentes, tanto sunset como estacionalidad son líneas rojas para México y nunca han estado en tela de juicio con el secretario (Guajardo)”, aseveró el presidente del CCE, al reiterar que no están dispuestos a un acuerdo que sacrifique empleos ni inversiones.

En conferencia de prensa, Juan Pablo Castañón dijo que este miércoles se llevarán a cabo reuniones entre los técnicos y negociadores para destrabar los temas complicados, por lo que esperan conocer a fondo la propuesta estadounidense en reglas de origen en materia automotriz; existe un esbozo de lo pretendido por el gobierno estadounidense.

De entrada, no existe respaldo de la industria automotriz porque contempla una metodología complicada e insisten en un contenido regional de 85%; además se plantea eliminar la lista de rastreo y a cambio definir el esquema de costo neto. También se integraría una figura de que 30% del valor de los componentes automotrices se tasaría como contenido regional, y de este 25% se mediría bajo el promedio  salarial de entre 15 y 19 dólares, 5% restante debería ser considerado por agregar innovación o diseño.

No conocemos a detalle la propuesta, y con base en lo que se presente, la industria automotriz lo irá analizando para ver su factibilidad y ser competitivos a nivel regional, detalló. Aunque, precisó que el tema automotriz deberá ir ligado a la cláusula de caducidad del TLCAN, a fin de que haya certeza en las inversiones. Esto porque Estados Unidos propuso una vigencia de cinco años para una nueva revisión del acuerdo, pero eso no es bueno porque inyecta incertidumbre a los capitales planeados a mediano y largo plazo.

El presidente del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales comentó que México tiene apertura en escuchar otro mecanismo de solución de controversias ágil que sustituya al actual, pero no cederán a que se elimine del acuerdo comercial. Otros de los pendientes son: comercio electrónico, laboral, medio ambiente, energético y financiero, que, confían, saldrán en los próximos días.

En tanto, el tema de la estacionalidad en productos del campo que limitan las exportaciones mexicanas a periodos de cosecha de EU, o la cláusula sunset, con la que el tratado llegaría a una muerte súbita cada cinco años, son líneas rojas que no podemos aceptar, aseveró.

“Sí existe el escenario para terminar la primera semana de mayo. No coincidimos que deban esperar las negociaciones, sino continuar el ritmo de las negociaciones... (Pero) no a cualquier costo, esa ha sido la tónica con la Secretaría de Economía”, aclaró Castañón.

recibe a gobernador de utah

México, comprometido con el TLCAN: EPN

El gobierno de México está comprometido con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), siempre en el marco del respeto al interés nacional, la soberanía y dignidad de los mexicanos por parte del gobierno de Estados Unidos, estableció el presidente Enrique Peña Nieto.

Durante una reunión privada con Gary Herbert, gobernador republicano del estado norteamericano de Utah, en el marco de su estancia de seis días a México para negociar inversiones en el sector energético, y otros más, el titular del Ejecutivo federal reconoció la postura del visitante a favor de los casi 290,000 mexicanos radicados en aquel territorio estadounidense y su apoyo a los migrantes con medidas a favor de la educación y la integración. “El gobernador habló del ambiente de apertura y cordialidad que caracteriza a los pobladores de Utah, al tener la gran mayoría de ellos raíces fuera del estado. Esto mismo ha generado una comunidad abierta, trabajadora y con un fuerte espíritu emprendedor. El gobernador reconoció en los mexicanos, dentro y fuera de Utah, estas mismas características”, informó la Presidencia de la República.

Acompañado por Roberta Jacobson, embajadora de EU en México y quien dejará el cargo el último día del mes en curso, así como por Kay Christofferson, representante estatal, y la senadora Luz Escamilla, mexicana por nacimiento y primera persona de origen hispano en ser electa al Senado de Utah, Herbert habló de la importancia de la relación comercial del estado que gobierna con México y de las nuevas oportunidades de inversión.

“En el 2017 el comercio entre Utah y México sumó 4,000 millones de dólares. Desde la entrada en vigor del TLCAN, el comercio bilateral ha aumentado más de 1,200%, 47,000 empleos en Utah dependen del comercio con México. El gobernador Herbert encabeza una misión comercial que incluye empresas con intereses para invertir en diferentes sectores, entre ellos el energético”, precisó el comunicado. (Rolando Ramos)

[email protected]