Para el 2022, México mantendrá su cuota de producción petrolera sin recortes, con un volumen de extracción similar al que se acordó ante la Organización de Países Exportadores de Petróleo y productores no afiliados (OPEP+) para el cierre del año: de 1.753 millones de barriles diarios, dijo la titular de Energía, Rocío Nahle.  

En su comparecencia ante el Senado de la República, postergada en dos ocasiones hasta que se llevó a cabo este lunes, Nahle expresó que una parte fundamental de la política de esta administración es rescatar a las empresas del Estado puesto que el sector energético es de interés público y no privado, “es la regla en que nos basamos”, dijo.  

Además, explicó que al mes de noviembre, cuyo indicador no han dado a conocer la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y Petróleos Mexicanos (Pemex), el país produjo 1.777 millones de barriles diarios de crudo y condensados, vs 1.948 millones de barriles diarios del mismo mes del año pasado.  

La titular de Energía detalló que respecto a los precios del petróleo, ha participado en 11 reuniones ordinarias del grupo OPEP+, donde se han negociado distintos ajustes a la producción de los grandes extractores de petróleo en el mundo mientras que México mantuvo sin recortes su cuota, decisión que no tendrá afectaciones en el precio internacional.  

“Recibimos el apoyo de la OPEP+ para que la cuota se mantuviera sin recortes y acuerdo se establecerá para el 2022 con la condición de que cada mes se revisen condiciones, oferta y demanda para tomar las acciones que convengan al mercado y en su caso a cada país productor”, dijo Nahle.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg