México podría recurrir a la Organización Mundial de Comercio (OMC) ante la aplicación de aranceles a productos mexicanos por parte de Estados Unidos, una medida preocupante y unilateral, pues se utiliza al comercio internacional con temas que no tienen relación con esta actividad.

La directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (CCI) de la Organización de las Naciones Unidas, Arancha González, dijo que lo anterior se podría llevar a cabo si el país estima que dicha situación vulnera las reglas internacionales en la materia.

“México tiene a la Organización Mundial de Comercio a su disposición para tomar cualquier medida que considere oportuna. Se utiliza el comercio internacional como arma arrojadiza para resolver cuestiones que no tienen que ver con el comercio internacional, por no decir, que no tienen nada que ver, cómo es en este caso la inmigración ilegal”.

La experta precisó que la imposición de un arancel no resuelve un problema tan complejo como lo es la migración ilegal, además, se trata de un impuesto al consumidor, en donde ya es preocupante la escala de precios que se registra.

“Una medida unilateral lo que introduce es más incertidumbre en la economía y ésta castiga a la base de la pirámide de las economías, que son las pequeñas y medianas empresas, y sobre todo a las que están atrapadas en este conflicto comercial”.

En su participación en el foro El Futuro del Sistema Multilateral de Comercio indicó que se requiere de mayor responsabilidad para que haya diálogo y resuelvan los temas de fondo que tiene el sistema comercial multilateral, y la inmigración ilegal.

“Hago un llamado a la responsabilidad, al diálogo y a la cooperación para resolver las cuestiones comerciales y para las cuestiones de inmigración, dentro del respeto a la dignidad, del marco a la seguridad de los países, pero buscando soluciones que ayuden a la inmigración ilegal”, sostuvo.

Arancha González consideró que ratificar el Tratado México-Estados Unidos Canadá (T-MEC) por parte de los tres países abonaría a tener más certidumbre en las relaciones comerciales de dichas naciones.

La aplicación de aranceles unilaterales, refirió, provoca desaceleración del comercio internacional, así como de la economía mundial, de la inversión extrajera directa, alza en precios a los consumidores, que se traduce en inflación.