Para evitar el desabasto de carne de pollo, la Secretaría de Economía (SE) anunció el aumento a 55,000 toneladas de importación de dicho producto, al cual no se le aplicará arancel hasta diciembre de este año.

Con esto, el país comprará un total de 355,000 toneladas de ese alimento.

“Se concluyó que el monto establecido para la importación se ha ejercido en su totalidad, por lo que, a efecto de evitar un desabasto de este producto, resulta conveniente mantener abiertas las opciones de proveería externa y, en consecuencia, ampliar el monto de cupo para importar carne de pollo fresca, refrigerada y congelada, como una medida que complemente la producción nacional”, dijo.

En el Diario Oficial de la Federación (DOF), la dependencia precisó que, de acuerdo con los Informes de la Situación Zoosanitaria Nacional 2019 del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), existe influenza aviar de baja prevalencia en 21 estados de la República Mexicana, incluidos Guanajuato y Jalisco.

Adicionalmente, el 2 de abril de 2019, dicha autoridad notificó a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), una alerta sanitaria por la presencia de un foco de Influenza Aviar Altamente Patógena (IAAP-H7N3) en Acolman, Estado de México, en un predio de traspatio.

Adicionalmente, derivado de los recientes brotes de Newcastle, se encuentra prohibida la importación a México de mercancías aviares cuando procedan de los condados de Los Ángeles, San Bernardino, Riverside y Ventura, en California y del Condado de Utah en Utah, de Estados Unidos.

“Brotes que se están presentando en México, y los cuales se han notificado a la Organización Mundial de Sanidad Animal desde el mes de febrero de 2019”.

En este sentido, la SE modificó el acuerdo emitido en 2017, por el que se da a conocer el cupo para importar carne de pollo fresca, refrigerada o congelada, que incluye en esta nueva medida a piezas del pollo como piernas, muslos, piernas unidas al muslo.