Monterrey, NL. En la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, México está haciendo contrapropuestas en el tema del sector automotriz y espera una mejor solución a la entrada de productos lácteos para evitar barreras a la exportación. Sin embargo, ni el muro ni aranceles afectan la negociación, dijo Kenneth Smith Ramos, jefe de la negociación técnica para el TLCAN.

Durante el Primer Foro Internacional de Comercio Exterior, Smith Ramos, explicó que están trabajando con las asociaciones automotrices para analizar si existen procesos productivos que se puedan desarrollar o atraer hacia América del Norte y que ello permita identificar si se puede incrementar el valor del contenido regional.

“Lo que el sector productivo nos ha dicho es que tenemos una regla de origen estricta de 62.5%, que ha venido funcionando”, por ello están trabajando en analizar una lista de productos que va a requerir la industria automotriz en el futuro y para saber si con ello se incrementa el contenido regional.

En cuanto al tema de aranceles al acero y al aluminio, sostuvo que independientemente de las declaraciones mediáticas los hechos hablan de que hay un decreto oficial que emitió la Casa Blanca sobre excluir a México y a Canadá, donde “no se hace un condicionamiento al TLCAN”.

En este sentido, dijo que México es socio estratégico de Estados Unidos y contribuye a la seguridad nacional de ese país porque es gran comprador de acero y aluminio, puesto que Estados Unidos exporta más de 8,000 millones de dólares en productos acereros.

En caso de que Estados Unidos aplicara medidas a otros países, está por verse en las próximas dos semanas, y si son excluidos sus principales socios comerciales, como Unión Europea, podrían tomar represalias.

“Para México, haber sido excluido es muy positivo y está abierto al mundo, (por tanto) caer en la vorágine de proteccionismo traería un impacto negativo sobre la economía”, alertó Smith Ramos.

Acceso productos lácteos

Otro tema complejo en las negociaciones es que aun cuando México tiene acceso a Estados Unidos con arancel cero, hay representaciones a nivel estatal en ese país que limitan la capacidad de que ingresen a ese país productos frescos.

Ante ello, la opción de algunas empresas como Lala ha sido la de invertir en Estados Unidos para resolver dichas barreras, pero no todas las empresas exportadoras de México lo pueden hacer.