México exportó productos por 370,915 millones de dólares en el 2012, un alza interanual de 6.2%, y obtuvo un superávit anual de 163 millones de dólares en su balanza comercial, el primero en los últimos 15 años.

Con el resultado, las exportaciones mexicanas fueron las más dinámicas durante el año pasado entre los mayores exportadores de América Latina, de los que se diferencia por concentrarse en manufacturas y no en materias primas como las ventas de ellos.

En el 2012, las exportaciones de Brasil sumaron 242,580 millones de dólares, una caída de 5.3%; las de Argentina fueron por 81,205 millones de dólares, un descenso de 3%, y las de Chile totalizaron 78,813 millones de dólares, una baja de 3.2% a tasas anuales.

México tiene más peso económico a nivel de producción y exportación de manufacturas que por lo menos dos de los BRIC , dijo Osvaldo Rosales, director de la División de Comercio Internacional e Integración de la Cepal, en referencia a India y Brasil.

Las exportaciones manufactureras de México abarcaron 81.4% del total de sus ventas de mercancías y presentaron una subida interanual de 8.4% en el 2012, para llegar a 301,993 millones.

En forma desglosada, las ventas foráneas automotrices fueron por 88,377 millones de dólares, un aumento de 11.6%, y las no automotrices alcanzaron 213,616 millones de dólares y escalaron 7.1%, según informó el INEGI.

A pesar del avance en las exportaciones manufactureras continuamos esperando un menor dinamismo de la producción industrial en el primer trimestre del 2013 , previó Alejandro Cervantes, economista para México de Banorte-Ixe, aduciendo la apreciación del peso y un menor dinamismo en Estados Unidos.

Las exportaciones agropecuarias crecieron 6.1% (a 10,937 millones de dólares) y las extractivas aumentaron 20.7% (a 4,907 millones).

México importó productos por 370,752 millones de dólares, 5.7% más que en el año previo.

La desaceleración de las importaciones se podría explicar porqué las empresas incrementaron sus inventarios en noviembre ante la incertidumbre y la expectativa de una potencial depreciación del peso producto del impasse en las negociaciones del precipicio fiscal en Estados Unidos , agregó Cervantes.

[email protected]