Con los resultados negativos que muestra la economía mexicana en el primer semestre del año y la tendencia hacia una recesión en la actividad industrial, se comprueba que México “ha desaprovechado” la solidez del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos —su principal socio comercial—, bajo el argumento de atacar la corrupción a costa de políticas públicas que no funcionan, reprobó Juan Manuel Chaparro, presidente de Fomento Industrial de la Canacintra.

Mientras la economía mexicana sufrió una caída de 0.2% durante el primer trimestre de este año, la de Estados Unidos repuntó 3.1% durante el mismo periodo, lo que se traduce en que “se ha roto el concepto de que si EU crecía o le iba bien, a México también le iría en similar magnitud; cosa que ya no es cierta con los resultados al día de hoy”, lamentó el representante industrial.

En entrevista, Chaparro refirió que países como Singapur, Corea y otros más —en su momento— atacaron la corrupción y reordenaron sus operaciones, leyes y reglamentos (como lo pretende el gobierno de Andrés Manuel López Obrador), pero “nunca hicieron a un lado los planes para lograr un mayor crecimiento económico”, lo cual favoreció tanto a sus mercados internos como a su sectores exportadores que los hicieron crecer. En tanto, México se encamina a un menor dinamismo, además de que las inversiones están frenadas.

Los indicadores —hasta el momento— pronostican que el crecimiento anualizado del PIB para este 2019 será inferior a 1.5%, y como no se ven señales gubernamentales de rectificar el actuar económico actual de manera inmediata durante el segundo semestre, entonces el PIB se ubicaría entre 1 y 1.1% con bases optimistas. Así, México estará sólo esperando la confirmación de que se encuentra en alto grado de probabilidades técnicas dentro de un esquema recesivo, aunque las autoridades lo eludan o lo nieguen.

Para salir de estos crecimientos “vegetativos” de la economía mexicana y de la desaceleración económica que se vive al terminar el primer semestre de este año, se requiere con urgencia rescatar la confianza de los inversionistas dándoles también certidumbre y certeza jurídica para promover la industria nacional intensivamente.

“Nuestro país requiere de crecimientos anuales mayores a 2.5% en forma constante”, pugnó.

[email protected]