Entre el empresariado mexicano (IP) persiste preocupación por la resolución estadounidense de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio; sin embargo, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, confió en que este jueves México reciba un “trato de socio comercial” y se exente de cualquier impuesto al intercambio comercial.

Este 31 de mayo vence el plazo que fijó el gobierno de Donald Trump para determinar si se impondrán aranceles o se mantendrá la misma política de hasta el momento a las importaciones que realice Estados Unidos de acero y aluminio de origen mexicano.

En entrevista, Castañón dijo, en caso de que Estados Unidos decida aplicar aranceles al acero y aluminio mexicano, inmediatamente el gobierno de México debe responder con aranceles para las importaciones de ellos.

“En la misma forma, México habría que generar otros aranceles para otros productos que nosotros importamos de ellos, y así estaremos en igualdad de circunstancias. No esperamos llegar a eso, esperamos que nos traten como socios comerciales”, previó el líder empresarial.

El presidente del CCE comentó que la guerra comercial no abonará en nada, ni a los estadounidenses ni México o a Canadá.

“Estamos en una conversación de una sociedad entre los tres países, pero la iniciativa del alza en los aranceles al aluminio y al acero la ha tomado Estados Unidos, no México, esperemos que puedan ratificar la extensión para México y Canadá esta misma semana”, declaró.

No obstante, Juan Pablo Castañón agregó que existen otras variables delicadas que ha tomado EU, como es el inicio de la investigación de la 232 contra las importaciones de vehículos y autopartes de todo el mundo, que se suma a lo del acero.

Confió en que entre hoy y mañana haya un escenario con más prorroga ante estos aranceles.

[email protected]