Puerto vallarta, Jal. Si México quiere ser líder en el turismo de negocios, necesita voluntad política, redefinición de estrategias sobre cómo utilizar mejor sus recursos y potencializar las industrias de cada entidad, de acuerdo con James Latham, creador del proyecto Iceberg, que fue concebido para analizar el impacto de la industria de reuniones.

En el marco del World Meetings Forum 2018, dijo que México debe enfocarse en ser más estratégico y en ofrecer algo más que sólo eventos, en potenciar industrias clave y aprender también de los visitantes; “entonces el camino será hacia el liderazgo”.

“La parte importante de esta industria no sólo es su dimensión, no es sólo amarrar el evento, es apoyar el crecimiento estratégico del destino donde son las reuniones de negocios; una lección clave es ser relevantes porque la visión es provocar más éxito”, afirmó.

El especialista aclaró que el liderazgo o cambio no va a ser inmediato, “no es de un día para otro, hay que tener voluntad política, tener conciencia de la conexión más allá del turismo para persuadir a quien se tenga que hacerlo, incluidos los legisladores”.

Dio como referencia que la estructura mínima para un cambio es de 10 años, porque los congresos se planean con hasta cinco o siete años de antelación.

“No es una cuestión de tiempo, no es una ganancia rápida, pero el país tiene todos los ingredientes. si hay alguna mala percepción de la marca país, debe trabajarse en quitarse y atraer más visitantes o gente de negocios”, comentó.

Para los especialistas, es fundamental el desarrollo de ciencia y tecnología para que “la fuerza local pueda competir, mejorar comercio y la exportación, identificar sectores claves para los estados”.

Por su parte, Tim Sanders, experto en liderazgo y exejecutivo de Yahoo, destacó la importancia de las colaboraciones disruptivas para generar innovación en cualquier negocio: “La innovación es brindar una solución y nace de la colaboración en equipo que aporta diferentes perspectivas”.

Para Sanders, las colaboraciones disruptivas cambian la manera de hacer negocios de las empresas, ya que juntan a personas de diferentes áreas para crear innovaciones que le aporten crecimiento a la compañía. “Cuando un área intenta encontrar una solución, sólo hay 20% de probabilidad de que eso suceda. Pero si se hace con cuatro áreas diferentes como marketing, ventas, tecnología e ingeniería tienes 80% de probabilidad de innovar”.

cjescalona@eleconomista.com.mx