El potencial de crecimiento a tasas superiores del 5% anual como el caso de Chile, o bien el imán de Brasil para atraer hasta siete veces más que México capitales extranjeros, e incluso el sitio 42 de Colombia, 11 lugares por arriba de nuestro país en el clima para hacer negocios, son resultados en competitividad basados en políticas públicas instrumentas para el fortalecimiento del mercado interno, lo que en nuestra nación parecen ausentes, criticó Juan Manuel Chaparro Romero, presidente de Fomento Industrial de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canancintra).

El talón de Aquiles de México se encuentra en la falta de acuerdos y la implantación gubernamental de una política de fomento industrial que privilegien al mercado interno por encima del extranjero.

De acuerdo en un análisis del organismo que representa a los industriales de la transformación en el país, Brasil ha crecido por este concepto de IED en los últimos 7 años más del triple y México está recibiendo alrededor de 2,000 millones de dólares menos que en el año 2004.

En tanto, México se encuentra enfrascado entre descalificativos de partidos políticos y sin aplicar medidas que fortalezcan su mercado nacional. No es la manera de lograr la atracción de inversiones ni la de darle solidez a nuestra economía, sino por la vía intensiva del trabajo real en conjunto , considera el industrial.

A través del análisis Competencia entre países latinoamericanos: crecimiento enfocado en el mercado interno, el presidente de Fomento Industrial del organismo privado cuestionó del por qué los chilenos, brasileños, peruanos y ahora los colombianos, han logrado escalar posiciones en materia de otorgar facilidades para los negocios, posicionándose por arriba de México.

Destacó que países como Chile y Colombia han reconocido su realidad y sus carencias, por lo que han aplicado reformas y acciones que atraigan inversiones, pero no sólo eso, sino que ante la ola de turbulencias del exterior, se han preparado con planes de contingencia e incentivos para hacer frente a convulsiones económicas internacionales.

Muy frecuentemente cuando los industriales mexicanos, ponen de ejemplo a Chile u otro país en materia económica, frente a autoridades o funcionarios gubernamentales de México, la respuesta es si no le gusta o no está de acuerdo con México, porque no se va a vivir a Chile o al país del que esté uno hablando , refirió el industrial.

No obstante, advirtió la Canacintra que si no se emprenden acciones que involucre al gobierno, autoridades, funcionarios y legisladores, la generación actual pagara caro nuestra incapacidad al crecimiento.

lgonzalez@eleconomista.com.mx