Con 120 años de experiencia global, BSI celebra dos décadas de presencia en México, un logro importante en Latinoamérica, un mercado creciente con economías como Brasil y otros países que lideran la región en temas de normas y estándares globales.

Para BSI una norma o estándar tiene el objetivo básico de establecer principios o criterios aceptados para que sus usuarios puedan hacer suposiciones fiables sobre un producto, servicio o práctica en particular. Asimismo, establece las características comunes que deben cumplir los productos o servicios en diferentes partes del mundo. 

Es decir, la manufactura, servicio o fabricación de un producto debe cumplir las mismas especificaciones o características en México, Estados Unidos, China, o en cualquier otro país.

Por su condición geográfica, México se ha colocado en ventaja sobre otros países latinoamericanos en materia de estandarización de organizaciones. 

Digital Trust, sustentabilidad y seguridad laboral han crecido y fortalecido a las empresas y negocios al tiempo que BSI los ha acompañado durante estos 20 años como un soporte para su desarrollo. 

México, mercado en constante evolución 

Como una economía relevante dentro de América Latina, México tiene un potencial por arriba del promedio en la región, por lo que hay áreas identificadas con un crecimiento significativo como la automotriz, aeroespacial o seguridad de la información, aunque también existe una fuerte demanda para certificación de productos de forma general.

Antes de 1991, BSI concentraba sus actividades en Inglaterra y no existía alguna representación más allá de su sede original. Fue hasta ese año que la institución creó una nueva sede en Estados Unidos desde la cual empezó a operar oficinas en América, arrancando en primer lugar en Canadá, Brasil y México. 

Este último se ha posicionado como un puntero en las Américas. En un primer momento, de 2001 a 2005, operó a nivel local como una extensión de EUA, para posteriormente convertirse en estratégico debido a la complejidad del país, motivando una inyección de capital que pudiera satisfacer la demanda creciente de las empresas o negocios interesados en normalizar sus operaciones.

La globalización acelerada de las actividades de las industrias en todos sus sectores exigió de la ampliación de la oferta de aquellos estándares requeridos, sobre todo por empresas trasnacionales. 

En 2006 se logró establecer una oficina formal corporativa, primero en Ciudad de México y después en Monterrey, Nuevo León, con Carlos Pitanga como su primer presidente. 

En ese sentido, también los acuerdos comerciales internacionales exigían de estándares diversos para poder operar, por lo que la llegada de BSI a México tendría como misión principal satisfacer esas necesidades. 

“Tuvimos una expansión muy importante a partir de 2005 y 2006, nuestro objetivo fue ofrecer el amplio portafolio para industrias como el sector de la seguridad de la información y el automotriz. Estuve a cargo de la operación en México hasta finales de 2008”, explicó el director general de Aseguramiento de BSI, Carlos Pitanga. 

El acelerado crecimiento derivó en cambios o transformaciones constantes. Su segundo presidente, Eduardo Muñoz, colaboró de forma intensa hasta 2019, “un ciclo largo de gestión de nuestra operación local”. 

Hoy la estructura de BSI ha cambiado y Gerardo Pazos “la representa como el director ejecutivo para el país”, añadió Pitanga. 

Tendencias y proyecciones:

México requiere de una fuerte inversión de recursos debido al crecimiento de la agenda, por lo que BSI se ha visto en la necesidad de ampliar su portafolio estratégico. Con ello, espera lograr un incremento continuo de sus operaciones en los próximos 5 años.

“Hemos identificado algunas tendencias importantes: una acelerada expansión de las tecnologías de la información, ampliación de recursos para ciberseguridad y digital trust y el fortalecimiento de la cadena de suministros. También existe una interesante demanda en proyectos de Responsabilidad Social como los enfocados a la sustentabilidad, incluyendo aspectos como la salud y seguridad de los trabajadores, así como su bienestar general.”, explicó el directivo.  

BSI tiene la certeza de que la economía va a seguir atrayendo inversión extranjera directa, en particular el sector industrial, muy activo en tierras mexicanas. Asimismo, las relaciones internacionales con EUA y con Asia favorecerán la inyección de capital, por lo que proyecta una importante expansión y alcance de volumen aunados a la transformación tecnológica.   

Carlos Pitanga identifica tres tendencias relevantes en el mercado mexicano que inciden en la planeación estratégica de BSI para el futuro a corto y mediano plazo: Digital trust (seguridad de la información), sustentabilidad (incluidos la seguridad y bienestar de los trabajadores) y la transformación e incremento del volumen de la industria local. 

Para cumplir con esa demanda, la firma ha acentuado algunas acciones como la ampliación de su capacidad de entrega en sectores como el automotriz y el aeroespacial, además de desarrollar soluciones para cumplir las exigencias nacionales e internacionales de sustentabilidad, incluyendo sectores como food safety y su trazabilidad, sin dejar de lado los ámbitos tecnológicos (TI). 

Los cinco temas de sustentabilidad con mayor enfoque son: protección del medio ambiente y acción climática, eficiencia energética y economía circular, abastecimiento de la cadena de suministro, salud, seguridad y bienestar, gobernanza y gestión de riesgos.

Un mercado propicio de desarrollo 

Nuestro país se ha consolidado como un hub industrial de relevancia dentro de las Américas, además de mantener una gran fortaleza interna. 

Cobra especial relevancia su localización geográfica: por un lado, su posición es privilegiada al ser vecino de Estados Unidos, facilitando inversiones directas; por el otro, mantiene puertas abiertas al mar en ambos lados de su territorio con un contacto en Asia y Europa.  

La mejoría y especialización en las competencias de sus habitantes y la educación también impulsan las inversiones y contribuyen a la dinamización de la economía. La operación de los negocios ha venido mejorando la competitividad gracias a un ambiente propicio para ello. 

“México año tras año ha incrementado su relevancia en el escenario internacional y ha vinculado las actividades de amplios sectores productivos con actividades de normalización y certificación”, afirma el experto.  

120 años de experiencia al servicio del país

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX en Inglaterra hubo la necesidad de estandarizar las vías de tren para poder movilizar las mercancías por extensiones territoriales más amplias. En 1901 la compañía naciente British Standards Institution (BSI) identificó que era necesario un mismo lenguaje para que las empresas lograran exportar e importar mercancías. 

Así, se consideró necesaria la creación de normas (BS) que hoy en día rigen en cualquier sector productivo para ofrecer productos o servicios con la calidad y el estándar suficientes vía un lenguaje homogéneo, para lograr un diálogo estandarizado de todas las actividades productivas. 

Su fortaleza en temas de normalización y la constante generación de conocimiento ha marcado una diferenciación competitiva muy importante con respecto de otros jugadores de la industria de los estándares. Ello junto con la capacidad de entrega de servicios y un amplio portafolio de productos en el ámbito global.

La firma de origen británico tiene un sistema de gestión lo suficientemente calificado para cumplir con esas demandas del mercado: “Contamos con el mejor índice de satisfacción de clientes en nuestra industria con un grado de atención muy alto. Nuestro sistema de trabajo abarca el uso de herramientas tecnológicas que agregan valor adicional a nuestros servicios”, subraya Carlos Pitanga. 

Responsabilidad Social en un entorno complicado

BSI cuenta con servicios de identificación de problemas en el ámbito de la normalización y requerimientos de la industria como parte de su ADN, y a la mejora continua, aspecto que contribuyó a sostener operaciones a pesar de la pandemia por Covid19.

La firma global mantuvo los puestos de trabajo de su planta en todas sus oficinas a nivel mundial: “Para nosotros fue clave en un momento de incertidumbre. Gracias al trabajo de forma remota logramos continuar a lo largo de la pandemia. 

“Somos parte de un equipo integral y de liderazgo; miramos nuestros recursos humanos como estratégicos para la organización sin la limitación geográfica. La capacitación es la misma en cualquier país en el que tenemos representación. 

“En México, por ejemplo, contamos con un director de capacitación que lidera en LATAM, así como auditores de aeroespacial, gerentes de seguridad de la información y personal diverso que colabora en otras partes del mundo. Es muy importante sumar las diferentes visiones y personas para construir nuestro futuro juntos”, subrayó el Managing Director. 

Los cursos de capacitación y el impulso a la gestión de la continuidad de los negocios en las empresas y negocios a través de las diversas herramientas tecnológicas disponibles, tuvo una fuerte actuación en la protección de la vida (health and safety) de los trabajadores; asimismo, se logró la emisión de normas asociadas a las operaciones durante la contingencia sanitaria. 

La firma inglesa ha intensificado sus inversiones en su portafolio de sustentabilidad para el mercado nacional como respuesta a su crecimiento los últimos años: “Tenemos más de mil clientes locales que estamos ayudando en sus procesos de mejora continua para la fabricación de productos y servicios más seguros para los mexicanos y ciudadanos de otros países; productos más sustentables con impacto menor en el ambiente”, concluyó el directivo para las Américas, Carlos Pitanga.

Buenas prácticas para el negocio

BSI es el socio ideal para mejorar el negocio de cualquier sector o industria. Con más de un siglo, ha dado forma a las buenas prácticas, ayudando a organizaciones de todo el mundo a integrar la excelencia y desarrollar la competencia y las capacidades para conseguir un crecimiento sostenible.

La resiliencia organizacional ha sido uno de los conceptos clave de BSI en México. Bajo el estándar BS 65000, se define como “la capacidad de una organización para anticipar, prepararse, responder y adaptarse al cambio incremental y las interrupciones repentinas con el fin de sobrevivir y prosperar”.

Los estándares con más aportes a la industria y los negocios en México incluyen el de Gestión de la Calidad, ISO 9001; Dispositivos Médicos, ISO 13485; Gestión Ambiental, ISO 14001; Continuidad de Negocio, ISO 22301; Seguridad de la Información, ISO/IEC 27001; Seguridad y Salud en el Trabajo, ISO 45001 (OHSAS 18001), entre otras muchas.

Para mayor información: https://www.bsigroup.com/es-MX/ 

Branded Content

Branded Content es la unidad de contenido comercial de El Economista que da valor a las marcas con contenido que vale la pena leer.