En 2013, el mercado automotriz mexicano cerró con un millón 063,363 unidades vendidas, cifra 7.7% superior a las unidades colocadas un año antes, pero todavía 60% por debajo de su potencial, informó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

El director de Relaciones Gubernamentales de la asociación, Guillermo Rosales Zárate, expuso que para alcanzar el potencial del mercado mexicano es urgente impulsar el control de vehículos usados importados, así como el financiamiento automotriz.

En conferencia de prensa, dio a conocer que en diciembre pasado se vendieron 164,221 vehículos ligeros, lo que significó también 7.7% más que igual mes de 2012.

Detalló que al cierre del año pasado, 49% de las ventas correspondió a vehículos fabricados en México y 51% de origen extranjero.

Resaltó que por primera vez se superaron las cifras de comercialización de 2008, cuando inició la crisis económica mundial y la caída del sector.

En ese año se vendieron un millón 025,000 unidades en el país, aunque la cifra de 2007 aún es la más alta, con un millón 099,866 vehículos vendidos en el mercado interno, apuntó.

Planteó que para aprovechar el crecimiento económico previsto para 2014 se requiere impulsar la regulación de importaciones de vehículos usados procedentes de Estados Unidos, principalmente, cuya cifra para 2013 sería de 650,000 unidades.

Para ello, anotó, es necesario prorrogar el decreto al respecto -que termina el próximo 31 de enero- además de evitar dar más amparos a los importadores contra la disposición, pues a través de ellos ingresa al país 96% de los autos usados.

Agregó que otra limitante del crecimiento ordenado es el financiamiento pero confió en que, con la reforma financiera, se pueda apoyar a los consumidores que actualmente no son atendidos.

Autos México

mac/nlb