El excedente de vehículos que dejaron de ingresar a Argentina por la suspensión unilateral del acuerdo automotriz con México será colocado en Paraguay y Uruguay –integrantes del Mercosur-, así como en otras naciones de Centroamérica con acuerdo comercial, además de que se implementarán medidas para que puedan ser comercializados en el mercado mexicano, reportó el secretario de Economía, Bruno Ferrari, al Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Al encabezar una reunión privada con los integrantes de los 12 organismos privados que aglutinan a la máxima cúpula empresarial, el funcionario mexicano al frente de la Secretaría de Economía explicó que México interpondrá las demandas ante la Organización Mundial de Comercio y la Aladi; aunque, de ganar el caso, Argentina no tendría recursos para pagar por la crisis que enfrenta.

En este sentido, Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del máximo órgano empresarial, demandó fortalecer el mercado interno con instrumentos atractivos para la compra de vehículos y poder absorber la mayoría de unidades que se han frenado en Argentina, pese a que el comercio es incipiente con esa nación.

Por los montos de comercio, en un mediano o corto plazo, no le vemos mayor problema al sector automotriz mexicano, porque se está hablando con Uruguay, Paraguay y con otros países en Latinoamérica y también se podrán (colocar). Nosotros le dijimos que analizaran cómo hacer para fortalecer la compra en el mercado interno , comentó el dirigente empresarial en entrevista posterior.

¿Qué tipo de represalias se analizan?, se le preguntó.

Primero, presionar para que quiten las barreras arancelarias que está aplicando Argentina, como un bloque de países, son 40 naciones afectadas. Y, después, ya se tendrán que tomar medidas unilaterales si esto sigue. La condición que puso el gobierno mexicano es que es importante que echen para atrás la suspensión del ACE 55 para iniciar negociaciones, pero si de manera unilateral ellos no quitan la suspensión, no hay posibilidad de ninguna negociación. Entonces, es lo adecuado , contestó.

Acuerdo entre ambos países

MÉXICO LLENA UN TERCIO DEL CUPO DE AUTOS A BRASIL EN DOS MESES

En sólo dos meses, abril y mayo, México utilizó un tercio del cupo de automóviles que se le permite internar a Brasil, por lo que con esta restricción el país sudamericano se perfila a forzar una sustitución de unidades mexicanas, favoreciendo a las fabricadas en el mercado local.

En ese bimestre, los brasileños compraron automóviles producidos en México por un valor de aduana de 488 millones de dólares, de acuerdo con datos del gobierno de Brasil.

El monto equivale a 33.7% del cupo establecido para todo un año, otorgado mutuamente, por 1,450 millones de dólares en el comercio de automóviles, libres de arancel, del 19 de marzo de 2012 al 18 de marzo del 2013.

Una vez cubierto ese límite en el valor de exportación, los automóviles originarios de México tendrían que pagar en las aduanas brasileñas una tasa de 65%, compuesta por el Impuesto a Productos Industrializados (IPI) de 30% y un arancel de 35 por ciento.

Esas tasas sacarían a los automóviles producidos en México del mercado brasileño, sustituyéndolos por otros , dijo Armando Soto, presidente de la consultoría Kaso y Asociados.

ACUERDO RENEGOCIADO

A petición del gobierno brasileño, el Acuerdo de Complementación Económica num. 55 (ACE 55), que eliminó los aranceles al comercio de autos entre México y Brasil desde el 2007, fue renegociado el 15 de marzo pasado con el establecimiento de cuotas y el compromiso de regresar al libre comercio en tres años.

El ajuste se tomó luego de que se dispararon las exportaciones de México, a donde además han arribado nuevas inversiones en el sector, y ante el amago de Brasil de cancelar el ACE 55, en caso de que su contraparte no aceptara las restricciones.

Pero la demanda brasileña de los autos fabricados en México ha crecido aún más en los últimos meses, por la perspectiva obvia de que, una vez llenado el cupo, el precio de los mismos aumentaría.

lgonzalez@eleconomista.com.mx