El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, se reunirán este miércoles en Washington, DC, para discutir asuntos relacionados con la Sección 232 (sobre acero y aluminio) y el comercio de lavadoras, paneles solares y tomates, de acuerdo con fuentes consultadas.

Ross ha hecho hincapié en que el presidente estadounidense, Donald Trump, tiene la última palabra para imponer, o no, medidas restrictivas a las importaciones de acero y aluminio, tras lanzar una investigación al respecto aduciendo la seguridad nacional, con la posibilidad de excluir a ciertos países.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos recomendó a Trump que imponga fuertes restricciones a las importaciones de acero y aluminio de China y otras naciones, como Brasil, Costa Rica y Venezuela, según propuestas divulgadas el 16 de febrero. Las medidas contemplan desde aranceles globales y específicos por país hasta cuotas generalizadas de importación.

La esperada presentación de la Sección 232 de Comercio que contiene una revisión de las dos industrias contempla opciones arancelarias globales de al menos 24% para todos los productos de acero de todos los países, así como de al menos 7.7% para todos los productos de aluminio de todos los países.

Las recomendaciones fueron presentadas a Trump luego de que autorizó investigar la situación de las industrias bajo una ley comercial de 1962 que no ha sido aplicada desde 2001. Tiene hasta el 11 de abril para anunciar su decisión sobre el acero y hasta el 20 de abril para decidir sobre las del aluminio.

México anunció a finales de enero que pedirá consultas con Estados Unidos para informarle que recurrirá a una cláusula del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que le permite imponer aranceles a la importación de productos estadounidenses dada la reciente aplicación de una salvaguarda estadounidense.

La administración de Trump no excluyó a México de las medidas de remedio comercial que anunció para importaciones de lavadoras y páneles solares. El 22 de enero, la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC) emitió la recomendación de aplicar un arancel de 20% sobre las importaciones de grandes lavadoras residenciales, el cual irá decreciendo hasta 16% en el tercer año.

También estableció como salvaguarda un arancel de 30% a placas y celdas solares importadas, que se reducirá gradualmente hasta 15% en el cuarto año.

Ross y Guajardo tratarían además la renegociación del Acuerdo de Suspensión para establecer un precio de referencia a las importaciones estadounidenses de tomate mexicano.

[email protected]