Las exportaciones e importaciones de América Latina y el Caribe caerán 2 y 3% en el 2019, mientras que esos mismos indicadores para México presentarán alzas de 2.8 y 0.5%, respectivamente y a tasas anuales, estimó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

México liderará el comercio exterior en la región porque además tiene por mucho la mayor proporción de esos intercambios. En el 2018, abarcó 42% del total de las exportaciones y 41.4% del total de las importaciones registradas en el subcontinente, medidas por valor.

Comparativamente, ocupando la segunda posición, las cuotas de Brasil fueron de 22.3% en cuanto a las exportaciones y de 16.2% respecto a las importaciones regionales. En su informe anual sobre el comercio exterior, la Cepal expone que la región muestra una importante heterogeneidad por subregiones.

La caída de ambos indicadores en el total de América Latina y el Caribe obedece, de acuerdo con el organismo, a un complejo contexto internacional caracterizado por el agravamiento de las tensiones comerciales, una menor demanda mundial, la creciente sustitución de importaciones por producción nacional en algunas economías y la menor proporción de la producción china que se destina a la exportación. También han influido el retroceso de las cadenas globales de valor y la irrupción de nuevas tecnologías que causan un impacto en la naturaleza del comercio, entre otros factores.

 

A tasas interanuales, las exportaciones de Brasil caerían 5.6%, las de Colombia descenderían 4.3%, las de Chile retrocederían 6.6% y las de Perú disminuirían 7.2 por ciento. Tres de esos cuatro países presentarían tasas negativas en sus importaciones del año en curso: Brasil (-0.5%), Chile (-5.6%) y Perú (-3.6%). En contraste, Colombia tendría un aumento de 2.7 por ciento. El otro actor dentro de los seis mayores comercializadores de la región es Argentina, que ha sufrido una fuerte depreciación de su moneda. Según las proyecciones de la Cepal, tendría un comportamiento diferenciado: sus exportaciones crecerían 5.9%, mientras que sus importaciones se desplomarían 18.9 por ciento.

A diferencia de América del Sur, Centroamérica, el Caribe y México registrarán en el 2019 aumentos del valor y del volumen de sus exportaciones. Ello refleja su menor dependencia de los productos básicos y su mayor vinculación comercial con Estados Unidos, cuya demanda de importaciones ha mostrado una mayor resiliencia que la de los otros mercados principales de exportación de la región.

 

México ha experimentado un importante aumento del volumen exportado, principalmente debido a que la desviación de comercio generada por las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos ha favorecido sus envíos de manufacturas a este último país. De hecho, desde febrero del 2019 México es su principal socio comercial.

América del Sur experimentaría una contracción de sus envíos muy superior (6.7%) al promedio regional, con caídas tanto de los volúmenes como de los precios. En ello influye el estancamiento económico por el que atraviesa la subregión —con una proyección de crecimiento de apenas 0.2% en el 2019, lo que afecta negativamente el comercio intrarregional— y el elevado peso que tienen los productos básicos en su canasta exportadora, varios de los cuales han registrado caídas de sus precios.

Se proyecta que sólo tres países sudamericanos (Argentina, Ecuador y Uruguay) aumenten el valor de sus envíos.

[email protected]