La Secretaría de Economía publicó en el Diario Oficial de la Federación ajustes a la operación de las empresas IMMEX no certificadas que importan productos sensibles (bienes textiles, siderúrgicos, azúcar, aluminio, desperdicios minerales, tabaco y neumáticos usados), con el objeto de evitar abusos al programa.

Entre los cambios, destaca que se llevará control del monto de mercancía que las empresas podrán importar por cada fracción arancelaria de mercancías sensibles que la empresa pretenda importar.

También se autorizarán los montos de mercancía tomando en cuenta su capacidad productiva instalada, en entregas cuatrimestrales. Para la autorización de los periodos subsecuentes, las empresas deberán haber retornado al menos el 70% de las mercancías consignadas en su autorización anterior.

Estos cambios no aplicarán a las empresas que cuenten con la certificación IVA-IEPS otorgada por el Servicio de Administración Tributaria.

Para el Gobierno Federal es fundamental proteger al principal programa de exportación del país , dijo la dependencia en un comunicado.

México cuenta con más de 6,400 empresas que realizan el 66% de las exportaciones totales manufactureras y el 57.6% de las exportaciones totales del país y que actualmente son la principal fuente generadora de divisas, con 15,600 millones de dólares por maquila, submaquila y remanufactura, superando a las remesas (15,400 millones de dólares) y a los ingresos derivados del turismo (11,800 millones de dólares), según cifras del INEGI.

Las nuevas medidas instrumentadas tienen el fin de prevenir y combatir los daños que las prácticas comerciales lesivas puedan ocasionar a una rama de la producción nacional , justificó la Secretaría de Economía, en el acuerdo emitido.

Según el gobierno federal, el modelo de empresas certificadas referido ha funcionado de manera correcta y expedita , y ha generado que el Servicio de Administración Tributaria mantenga un registro de las empresas que realizan operaciones de comercio exterior, a las cuales se les otorgan diversos beneficios en la importación y exportación de mercancías.

Entre esas ventajas, están la devolución del impuesto al valor agregado pagado por la operación la presentación de pedimentos consolidados mensuales, con lo cual agiliza también el despacho aduanero.

rmorales@eleconomista.com.mx

mfh