El gobierno de México, en coordinación con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), presentará una propuesta sobre reglas de origen en la próxima ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), afirmó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

“Hay dos propuestas en la mesa, una canadiense y una estadounidense, y estamos trabajando con la AMIA para determinar, para la próxima ronda, una propuesta mexicana”, comentó el funcionario, en el marco del foro Industria 4.0: Retos para México”.

El 21 de noviembre pasado, al finalizar la quinta ronda de negociaciones, Guajardo dijo que México presentaría en la sexta ronda una contrapropuesta en materia de reglas de origen, lo cual no ocurrió.

Como en ese mismo día de noviembre, Eduardo Solís, presidente de la AMIA, volvió a negar ahora lo dicho por el secretario de Economía, enfatizando que no se prevé que en la séptima ronda de negociaciones, a realizarse del 25 de febrero al 5 de marzo en la Ciudad de México, se vaya a presentar la propuesta conjunta referida por Guajardo.

Desde el principio de la renegociación del TLCAN, Solís ha reiterado que la industria ensambladora de autos, no sólo de México, sino también de Canadá y Estados Unidos, quiere mantener las reglas de origen vigentes.

“La AMIA hizo una posición de arranque en materia de regla de origen regional. Creo que es, después de seis meses de negociación, tiempo para reconocer que una regla de origen fortalecida, alejándonos del vehículo que se utilizó cuando el modelo era de 1992, y en 2018 es otro automóvil, muy diferente, tenemos que modernizar la regla de origen (sic)”, comentó Guajardo. Estados Unidos pidió en la cuarta ronda de negociaciones que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países, además de que se obligue al rastreo del origen de 100% de las piezas.

En lugar de simplemente contar las piezas mecánicas, la iniciativa canadiense contempla además la propiedad intelectual y las tecnologías emergentes en las normas de origen para los automóviles, lo que inflaría, desde su perspectiva, el porcentaje de contenido estadounidense dado el dominio de la investigación de Estados Unidos.

“Es claro que para la séptima ronda de negociaciones (del TLCAN) la parte mexicana no lleva una propuesta mexicana en la mesa, no la tenemos y estamos buscando entender la metodología canadiense y ver si es una avenida que se puede tomar”, dijo Solís.

Añadió que los canadienses proponen un tema de créditos en investigación y desarrollo, esto es, de cuando una empresa invierte en la región, pero no especifica los mecanismos mediante los cuales se puede obtener, ni por qué o cuánto tiempo, ni los montos que se traducirían para acreditar la regla de origen. “Es una idea vaga, necesitamos aterrizar para ver si es aceptable”, dijo.

Como parte de las negociaciones, según una fuente, se prevé hacer una nueva lista de rastreo que incorpore productos de nueva generación y nuevos parámetros. Al respecto, Solís se pronunció por mantener la lista de rastreo actual, de alrededor de 70 productos en más de 300 fracciones arancelarias.

“Lo que estamos haciendo es revisar las ideas canadienses, revisar este marco conceptual metodológico que se nos presentó. Tiene muchas lagunas que estamos tratando de entender y de llenar, a través de reuniones con nuestros negociadores y con los negociadores canadienses para poder ir comprendiendo mejor el detalle de esas ideas”, concluyó Solís.

van 12 días de afectaciones

Bloqueo de lecheros pega a automotores

Un bloqueo de vías férreas en Delicias, Chihuahua por parte de productores del sector lácteo ha afectado desde hace 12 días a empresas armadoras de autos en su comercio internacional y en la producción de sus plantas, informó Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Los productores piden un aumento en el precio de la leche, sin que hayan llegado a una solución con autoridades de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

“No es posible que plantas nuestras que están por exportar vehículos tengan un problema tan grave, ya ahora son miles de vehículos los que están atorados en plantas en México”, comentó Solís.

Algunos de los ferrocarriles no han podido regresar vacíos de Estados Unidos y Canadá para ser cargados en las fábricas de automóviles en México; otros no han podido suministrar partes y componentes, afectando las cadenas de producción regionales.

“Hacemos un llamado urgente al gobierno federal y al gobierno estatal para dar una solución inmediata a este problema. El tema del sector lácteo se deberá atender, pero siempre bajo el Estado del Derecho; no puede afectarse a los demás”, demandó Solís.

Entre las plantas más afectadas están algunas operadas por Honda, Fiat-Chrysler, Toyota, Mazda, General Motors y Ford.

Según datos de ProMéxico, la industria automotriz aporta más de 3% del Producto Interno Bruto (PIB) y 18% del PIB manufacturero de México, logra un superávit comercial superior a 52,000 millones de dólares al año, cuenta con un acervo de Inversión Extranjera Directa de más de 51,200 millones de dólares (11% del total) y es responsable de unos 900,000 empleos directos.

empresas@eleconomista.mx